Archivos mensuales: abril 2011

El arco de Constantino

vuelos baratos a Roma

Quienes hayan hecho uso de los vuelos baratos a Roma sabrán que la Ciudad eterna conserva tres arcos de triunfo antiguos: el de Tito, el de Septimio Severo y el de Constantino. De ellos, este último es el más moderno y el mejor conservado, en parte porque está construido a retales y en parte, probablemente, porque el emperador que lo erigió gozó de mayor prestigio social por haber sido el que legalizó el cristianismo.

Constantino se enfrentó a su rival, Majencio, con quien compartía el trono, por ser el único césar de Roma. La tradición cuenta que la batalla decisiva, librada en el Puente Milvio en el año 312 d. C, de decantó hacia las armas del primero gracias a un sueño que tuvo, donde aparecía la imagen una cruz y una voz que decía “Hoc signo vincitur” (“Con este signo vencerás”). Constantino decidió hacer caso al presagio enarbolando una cruz como estandarte y, en efecto, ganó.

Así fue cómo se terminaron las persecuciones a los cristianos. En realidad los historiadores aclaran que el cristianismo estaba ya demasiado extendido como para seguir negándole derechos y el propio emperador no se convirtió hasta 22 años después, ya en el lecho de muerte. El caso es que aquel mismo año de la victoria que le hizo ganarse el sobrenombre de el Grande el Senado le dedicó el arco (cuya inscripción no habla de religión sino de su triunfo militar).

El lugar elegido fue el final de la Vía Sacra, separando el Foro del entorno del vecino Coliseo. Inspirado en el de Septimio Severo, mide 21 metros de altura por 25,7 de ancho y 7,4 de profundidad, componiéndose de tres puertas; por la central, más grande, pasaba la Vía Triunfalis, la calzada por la que las legiones desfilaban desde el Campo de Marte hasta el Capitolio para ser aclamadas por la gente si habían ganado una batalla.

En cuanto a los materiales, la estructura principal del arco es de mármol hasta el nivel de los capiteles de las columnas adosadas que lo decoran. Desde ahí, el llamado ático está fabricado de ladrillo embellecido, habiéndose perdido el bronce original de la inscripción. Sin embargo hay que destacar que muchos de los elementos que adornan el monumento fueron tomados de otros anteriores de Marco Aurelio (relieves), Trajano (relieves dacios) y Adriano (medallones) porque la Roma del siglo IV d. C. estaba empobrecida e incluso perdería la capitalidad en favor de Constantinopla.

En la actualidad ha tenido que ser protegido por una valla metálica para evitar que los insensatos se lleven piedras de recuerdo.

El monasterio de Snagov

vuelos baratos a Bucarest

Excursión habitual desde Bucarest, el monasterio de Snagov se halla a unos 38 kilómetros al norte, camino de los Cárpatos, pero es un trayecto muy corto (hay tren y autobús) que no defraudará a nadie porque allí se juntan atractivos paisajísticos, históricos, culturales y artísticos.

El cenobio está situado en una pequeña isla en medio del lago Snagov, que tiene unos 5,75 kilómetros cuadrados y se halla rodeado de un bello paraje boscoso de 10 hectáreas, último resto de la vasta masa forestal que hasta el siglo XVIII cubría casi toda la región y que, si en el siglo XX fue zona residencial para los dirigentes comunistas, hoy es un destino turístico lleno de restaurantes, campings y hoteles. No se sabe con exactitud la etimología del nombre Snagov: hay quien lo deriva de la palabra sneg (nieve) y quien prefiere entroncarlo con snaga (cuerpo). Lo cual le vendría perfecto si se atiende a la anécdota del más lustre visitante que han tenido aquellos muros.

Cuando Vlad Tepes, el célebre Empalador, fue traicionado por la nobleza, el líder de ésta, Loiotâ Basarab, le asesinó en 1476 en ese mismo bosque, decapitándole y enviando su cabeza a Constantinopla, pues los turcos le habían apoyado en la rebelión. El sultán colocó el trofeo en las murallas del palacio de Topkapi para mostrar a su pueblo el final del odiado enemigo que tantas veces les había derrotado. Entretanto los monjes enterraron el cuerpo discretamente en la iglesia del monasterio, dedicada a la Asunción, sin importarles el hecho de que Tepes hubiera sido excomulgado por la iglesia ortodoxa por casarse con una princesa católica (de Hungría, país con el que el Empalador pretendía firmar una alianza contra los otomanos). Entonces se dieron una serie de casualidades que originarían la leyenda: el patriarca Filaret había ordenado borrar el nombre de la lápida a pesar de lo cual la sepultura fue profanada en 1875, hallándose dentro dos esqueletos… con cráneo; precisamente entonces un escritor irlandés buscaba documentación para una novela de vampiros. Fue el génesis de Drácula.

En 1933 un equipo arqueológico volvió a abrir la tumba y no encontró más que huesos de caballo y un anillo, por lo que se deduce que los restos de Vlad fueron trasladados o nunca se inhumaron allí. Pero el caso es que el monasterio de Snagov sigue atrayendo el interés. Para empezar porque, tras reservar alguno de los vuelos baratos a Bucarest y trasladarse desde la capital, sólo se puede llegar a la isla contratando alguna barca o mediante el pequeño vapor que hace el trayecto, puesto que el puente de madera que había fue devastado por un incendio en 1821 y nunca se reconstruyó. Una vez allí se contempla el edificio fundado por Neagoe Basarab en el siglo XVI (aunque el claustro es anterior), auténtico centro cultural que acuñaba monedas y tenía su propia imprenta. La planta de cruz con ábside, los materiales de construcción (piedra y ladrillo visto) y los frescos que decoran los muros interiores revelan su estilo bizantino.

A bordo del Santísima Trinidad en Málaga

vuelos baratos a Málaga

En Inglaterra el puerto de Porsmouth presume del HMS Victory mientras que aquí hay que conformarse con una copia inexacta del Santísima Trinidad en Málaga pero, al fin y al cabo, el buque de Nelson es el original mientras que el nuestro se hundió frente a la costa de Cádiz. El Santísima Trinidad fue un navío de línea de la Armada Española que se hizo famoso por ser el buque más grande de su época. Era el único que, tras una reforma, llegó a tener cuatro puentes en los que se distribuía la impresionante cifra de 140 cañones. Un coloso, pues, al que se conocía popularmente como el Escorial de los mares. Pero ese tamaño y armamento que le hacían temible eran, a su vez, un lastre que lo volvía lento y poco maniobrable hasta el punto de que más de un experto sugirió destinarlo sólo a pontón.

El Santísima, diseñado por Mateo Mullan y construido en los astilleros de La Habana con las mejores maderas, como la caoba, se botó en 1769 para engrosar la flota española en un plan de rearme llevado a cabo por los gobiernos ilustrados que inició el ministro Ensenada. Las primeras pruebas obligaron a realizar algunos ajustes como añadir el citado cuarto puente (en realidad una prolongación del alcázar) e incrementar un par de metros la eslora, dejando las medidas finales en 63,36 de longitud por 16,67 de manga y 8,50 de calado y un peso total de 4.902 toneladas. El coste final fue de 40.000 ducados.

El barco participó en varias batallas, como el asedio de Gibraltar, el cabo Espartel, San Vicente y Trafalgar. En esta última, capitaneado por Francisco Javier de Ugarte y Borja -también llevaba a bordo al jefe de escuadra, Baltasar Hidalgo de Cisneros, fue atacado por siete navíos ingleses que lo desarbolaron matando a dos centenares de marineros y soldados (llevaba 1.159): el Santísima resultaba demasiado torpe, más aún con las deficientes tripulaciones españolas de leva que apenas recibían entrenamiento porque nunca había dinero. Tras rendirse y cuando era remolcado a Gibraltar por dos fragatas enemigas, el temporal lo hundió con sus bodegas llenas de heridos. Era el 24 de octubre de 1805 y los hechos quedaron inmortalizados por Galdós en el primero de sus Episodios Nacionales.

Aunque se rescataron algunos cañones, hoy expuestos en el Panteón de Marinos Ilustres del Arsenal de la Carraca (San Fernando, Cádiz), la nave sigue bajo el mar. No obstante, si alguien quiere hacerse una idea de su aspecto en vivo no tiene más que reservar alguno de los vuelos baratos a Málaga, donde hay una réplica. Costó tres millones de euros y tres años de trabajo y no es original sino que se trata de una adaptación de un viejo barco mercante cuyo casco de acero se forró de madera, además de colocársele mástiles, en Galicia. Luego, en Algeciras, le añadieron el espejo de popa, el beque de proa y la arboladura. Estuvo listo en 2006.

Se halla anclado en el puerto y en su interior tiene una galería de antigüedades que incluyen mapas, instrumentos de navegación, armas de época, mobiliario y otros objetos navales, pero no es un museo exactamente porque carece de fondos suficientes, como admite su dirección. En cambio acoge un restaurante, una sala de fiestas y un local de copas, sirviendo la cubierta principal de terraza. La entrada cuesta 5 euros con derecho a una consumición y visita a algunos salones y puentes.

Oude Kerk, la Iglesia Vieja de Amsterdam

vuelos baratos a Amsterdam

Sería inconcebible tomar uno de los vuelos baratos a Amsterdam y no hacer una visita al que está considerado edificio más antiguo de la ciudad: la Oude Kerk o Iglesia Vieja. Un templo gótico ubicado en lo que hoy es el corazón del pintoresco Barrio Rojo que presume de tener el mayor techo abovedado en madera de Europa occidental. Y eso que corrió serio peligro de desmoronarse hasta el punto de que hubo que cerrar el edificio al público a mediados del siglo XX, hasta que las obras de restauración permitieron reabrirlo en 1979, combinando el culto religioso con espectáculos nocturnos y exposiciones temporales, algo muy habitual en Holanda.

La Oude Kerk primigenia se levantó sobre los terrenos de un añejo cementerio a orillas del río Amstel. No se sabe la fecha, sólo que era una iglesia de madera de planta basilical y unos 40 metros de longitud. Hacia el año 1300 Amsterdam recibió la categoría de ciudad, lo que supuso mayor población y mejoras económicas que dejaron pequeño el templo. Así, se proyectó su sustitución por otro mayor de tres naves consagrado a San Nicolás, patrón de los marinos que habría de experimentar sucesivas ampliaciones y reformas. Por ejemplo la de 1350, con la que se alargaron las naves laterales para formar una girola y se añadió un crucero, dejando las medidas en 70 x 60 x 20. O la del siglo XVI, que fue en vertical -mediante la elevación de la nave central y el coro, además de una aguja con carillón y campanario- porque ya no había espacio alrededor más que para adosar capillas. Además, aunque los incendios sufridos en la ciudad en 1412 y 1452 no afectaron a la Oude Kerk sí obligaron a construir otros templos para suplir a los arrasados; así se empezó la Niewe Kerk, llevándose muchos recursos económicos.

La Iglesia Vieja había sobrevivido al fuego pero aún le quedaba la prueba más difícil. El triunfo del calvinismo supuso la expulsión de su interior de los vagabundo y mendigos que se refugiaban, así como el saqueo y destrucción de las imágenes de santos; sólo se salvaron las vidrieras y los frescos de las bóvedas, si bien estos últimos se taparaon con pintura azul. En el siglo XVII era un espacio vacío que se decidió recuperar instalando un gran órgano y púlpitos, pero la techumbre de madera empezaba a mostrar ya signos de mal estado por podredumbre que obligó a las intervenciones anteriormente mencionadas.

Un detalle curioso de la Oude Kerk está en su interior, en la puerta de la sacristía. Llamada Puerta Roja (aunque no por el barrio) tiene una inscripción encima que dice: Casamientos con prisas, pena para siempre. Con prisas o sin ellas, es el lugar donde el famoso pintor Rembrandt contrajo matrimonio.

La Casa Amatller

vuelos baratos a Barcelona

Cualquiera que haya usado alguna vez los vuelos baratos a Barcelona y visitado el céntrico Paseo de Gracia habrá oído hablar de la Manzana de la discordia. Es el nombre que se da a un grupo de tres edificios colindantes, todos ellos de estilo modernista y diseñados por los mejores representantes de este característico estilo barcelonés: Antonio Gaudí hizo la Casa Batlló, Domenech i Montaner, la Lleó-Morera y Puig i Cadafalch, la Casa Amatller. Este genial trío representa el mismo papel que las diosas griegas Hera, Atenea y Afrodita, que disputaban por el honor de ser la más bella a ojos de Paris (que prefirió a Helena y desencadenó así la guerra de Troya): como el premio era una manzana de oro se juega con el doble sentido de la palabra pero ciertamente ¿cuál de las tres casas es más bonita?

En 1898 el chocolatero Antoni Amatller compró el edificio que ahora lleva su nombre y encargó a Puig i Cadafalch que lo reformara para convertirlo en su vivienda particular. El arquitecto se puso manos a la obra y diseñó un conjunto de inspiración gótica, mezcla de sus variantes catalana y flamenca, cuyo máximo exponente se puede contemplar en la fachada: plana, con elementos decorativos típicos, cubrición de cerámica esgrafiada y una parte superior triangular escalonada. Se pueden distinguir los cinco pisos por las filas de vanos: cinco en el primero (los tres centrales con balcón corrido de forja y los de los extremos con ventanas geminadas bajo arco ojival), cuatro en el segundo (los extremos con balcones), trece en el tercero, seis en el cuarto y tres en la zona triangular.

Las dos puertas, una grande para carruajes y otra pequeña para personas, se unen mediante la figura de San Jorge, obra del escultor Eusebi Arnau, y están desplazadas a la izquierda, dando paso a un vestíbulo decorado con bonitas farolas de forja con forma de dragón -también se ven en la fachada- y vidrieras de colores. De allí parten dos escaleras, una a los pisos y otra exclusiva para la planta principal. Dicho vestíbulo es de entrada libre pero la subida requiere sacar entrada, teniendo en cuenta que la casa sólo es visitable dos días a la semana: miércoles y viernes.

La hija de Amatller, vivió allí hasta 1960. Como no tenía hijos decidió crear una fundación, el Instituto Amatller de Arte Hispánico, que debía velar por la conservación del edificio y las colecciones que albergaba: vidrios romanos, arte medieval y el mobiliario modernista original, además de una biblioteca y una fototeca. Este organismo consiguió que la Casa Amatller fuera declarada Monumento Histórico Artístico en 1976 y se convirtiera en el kilómetro cero -lo pone una baldosa ante su puerta- de una Ruta Europea del Modernismo que parte de Barcelona pero incluye otras ciudades del continente.

Un último detalle: el local del bajo está ocupado por una prestigiosa joyería pero también se puede encontrar una tienda de chocolates como vestigio del antiguo dueño.

La iglesia de Saint Germain des Prés

vuelos baratos a París

Como muchos sabrán, las tumbas de los reyes de Francia, están mayoritariamente en la abadía de Saint-Denis. Sin embargo, hubo una necrópolis real anterior en la margen izquierda del río Sena, en lo que hoy es el barrio de Saint Germain des Prés. En realidad este nombre se debe a otra abadía, la benedictina dueña de tales terrenos, un enorme y poderoso centro religioso y cultural construido en el siglo VIII en torno a una iglesia que acogía en su coro las sepulturas de la monarquía merovingia: el templo de Saint Germain des Prés, considerado el edificio religioso más antiguo de París.

Fue terminado en el año 558 por orden del rey Childeberto I para albergar una reliquia sagrada, la túnica de San Vicente Mártir que le regaló el obispo de Zaragoza cuando el soberano levantó el asedio a que sometía a la ciudad aragonesa porque ésta se había encomendado al santo. El cenobio posterior adoptó el nombre de otro obispo, Germain, en este caso de la capital gala, que también fue canonizado. De todas formas fue un complejo que experimentó cambios porque las incursiones vikingas lo incendiaron, obligando a una reconstrucción en el año 1014, en severo estilo románico. De esa época apenas queda el campanario, pues la otra torre es una réplica clásica de la anterior, desmoronada en 1604.

La Revolución Francesa desacralizó muchos edificios religiosos y la abadía fue uno de ellos, pasando a convertirse en cárcel y, luego en polvorín. En este último uso estallaron los explosivos que almacenaba y un nuevo incendio lo arrasó casi todo, dejando en pie únicamente la iglesia y la vivienda del abad. La pérdida más lamentable fue la valiosísima biblioteca y su scriptorium medieval, arrasados por las llamas. Lo que hoy podrán contemplar quienes reserven vuelos baratos a París se debe a la reconstrucción decimonónica de los arquitectos Godde y Baltard, destacando especialmente el interior policromado -más bonito que el exterior-, con columnas en las que hay papeles para escribir agradecimientos y peticiones al Señor y la tumba de Descartes, cuyos restos se trasladaron allí en 1819.

Del entorno, en el que una plaza ocupa el hueco dejado por la abadía, se puede mencionar la ajardinada esquina a la calle Bonaparte, donde hay un dibujo femenino de Picasso que el pintor español realizó en honor de su amigo, Guillaume Apollinaire. Está en esa plaza porque allí también se colocó un busto del célebre escritor.

Foto: paris4travel

La Casa de los Balcones

vuelos baratos a Tenerife

Los vuelos baratos a Tenerife abren al turista no sólo la capital, Santa Cruz, sino también las numerosas localidades insulares que pueden suponer una visita de gran interés estético y cultural. Es el caso de la villa de La Orotava, donde aguardan unas cuantas sorpresas al visitante. De algunas ya se ha hablado aquí, como la iglesia de la Inmaculada Concepción. Pero otra de las joyas locales es la Casa de los Balcones, también conocida como Casa de los Fonseca.

Esa familia fue su más ilustre inquilina, pues Francisco de Fonseca llegó ser regidor en el siglo XVIII y Alonso uno de los capitanes que defendieron Santa Cruz del ataque de Nelson en 1797. Sin embargo los primeros dueños fueron Juana Nieto y Juan de Castro Bazo y Merino, cuando se construyó entre 1632 y 1670. Desde entonces ha pasado de mano en mano hasta los propietarios actuales, la familia Schönfeldt Machado, sin haberse sometido jamás a remodelaciones.

Se trata de un edificio de tres plantas cuya fachada, de tonos claros y estructurada mediante cenefas de baldosa, es lo más emblemático por cuanto da nombre al lugar. En efecto, la maciza puerta tallada está flanqueada por cuatro elegantes ventanas enrejadas, dos a cada lado, que pasan a ser cinco en el primer piso, sólo que éstas incorporan balcones de madera de teca; el blasón de los Fonseca descansa sobre el vano central. En la planta superior el balcón es corrido de esquina a esquina.

El interior se configura en torno a un bello patio al aire libre, decorado con numerosa vegetación tropical, a través de galerías porticadas y balconadas que descansan sobre pilastras de madera con capiteles corintios. Un lagar de madera que servía para prensar la uva durante la elaboración del vino es una de las piezas más apreciadas. Y es que la madera (especialmente teca y pino canario) es omnipresente en este sitio, con la peculiar característica de no haber sido nunca tratada ni pintada; de hecho se dice que continúa rezumando resina.

Una estrecha escalera de caracol que sube por una torre lleva hasta la zona noble de la casa, donde se ha ubicado el museo de arte y artesanía canaria, a la vez centro de enseñanza y divulgación de labores tradicionales y taller de productos de recuerdo. Aquí se elaboran los famosos calados, unos encajes que la maestra artesana Eladia Machado convirtió en protagonistas durante los años cuarenta del siglo XX, así como los trajes de maga. Aparte, se puede encontrar cerámica, bordados, cestería, trajes folklóricos…

Para encontrar la Casa de los Balcones sólo hay que desplazarse al norte de Tenerife y acercarse a la calle San Francisco en La Orotava. Abre de 8:30 a 19:30 (13:30 los domingos) y la entrada es gratuita, salvo la subida al museo que cuesta dos euros.

Foto: laorotavaproject

La fuente de la Cibeles

vuelos baratos a Madrid

Cuando se reservan vuelos baratos a Madrid hay tres símbolos de la ciudad que visitar, además muy fácilmente porque están cercanos entre sí: el Oso y el Madroño, la Puerta de Alcalá y la fuente de la Cibeles. Esta última, que también sirve de lugar emblemático para celebrar los triunfos del Real Madrid -era tradición ponerle una bufanda con los colores del equipo, aunque ya no se puede para prevenir desperfectos-, consiguió desplazar en el habla popular las denominaciones de la plaza en que se encuentra, la de Emilio Castelar, anteriormente de Madrid, y desde 1941 es oficialmente Plaza de la Cibeles (con el artículo delante, que cuando se colocaron unos carteles omitiéndolo hubo protestas).

El monumento fue diseñado para decorar, junto a las fuentes de Neptuno y Apolo, la alameda que hoy se conoce como Paseo del Prado. Éste, como indica su nombre, era en 1792 un lugar de paseo para peatones y coches de caballos que pronto se vio tachonado de hermosos palacetes, algunos de los cuales siguen en pie: el de las Comunicaciones (sede de Correos, de principios de siglo), Linares (actual Casa de América), Buenavista (antigua residencia de los Alba y ahora Cuartel General del Ejército) y el del marqués de Alcañices (convertido en Banco de España). Cuando la vio terminada, Carlos III quiso incorporar la fuente al Palacio de La Granja pero gustaba tanto a la gente que tuvo que dejarlo allí, aunque cambió de orientación varias veces hasta que finalmente terminó en el centro de la plaza mirando a la Puerta del Sol. Además de su función ornamental surtía de agua a los aguadores.

El diseño fue del arquitecto Ventura Rodríguez, aunque la estatua de la diosa es obra de Francisco Gutiérrez y los leones de Roberto Michel; en total 10 toneladas de piedra que incluyen mármol blanco toledano y a los que se añadieron en 1895 unos amorcillos de Miguel Ángel Trilles y Antonio Parera, situados tras el carro.

Cibeles era la diosa frigia de la tierra y la fertilidad equivalente a la griega Rea. Los leones representan a Atalanta e Hipómenes. La primera juró que sólo se casaría con quien la derrotara en una carrera para evitar la profecía que le auguraba transformarse en animal si contraía matrimonio. El segundo consiguió vencerla arrojando durante la competición tres manzanas de oro que le había facilitado Afrodita, diosa del amor, ya que Atalanta se paraba a recogerlas. Ya casados provocaron la ira de Zeus, que les convirtió en leones; fueron encontrados por Cibeles, que los enganchó a su carro para que siempre estuvieran juntos. El gracejo castizo de Madrid se ha burlado tradicionalmente de que ambos animales son machos, según se desprende de su melena.

Un último elemento mitológico es la cara de la parte frontal del carro. Representa a Atis, nieto de Cibeles, de quien ésta se había enamorado. Como no le correspondía decidió volverlo loco, por lo que él huyó y murió desangrado tras autocastrarse. arrepentida, la diosa le hizo resucitar en forma de pino, por eso se ven varias piñas en la escultura y la cara de Atis es medio vegetal.