La Universidad de Bucarest

vuelos baratos a Bucarest

La Universidad de Bucarest es una de las visitas más típicas de la ciudad, no tanto por la importancia arquitectónica de sus edificios, que son interesantes pero no capitales, como por el recuerdo de los acontecimientos históricos que se desarrollaron en ese escenario. Y, más concretamente, en la Plata Universitatea que se abre enfrente.

La Universidad tiene su antecedente en la Academia del Santo Sava creada en 1694 por el príncipe de Valaquia Constantin Brâncoveanu, en una de sus famosas iniciativas de mecenazgo. Luego sería refundada, ampliada y modernizada en 1864 por otro príncipe, Ion Cuza, el unificador de los voivodatos rumanos. El edificio principal, dedicado a estudios literarios, es de esa época (1657-1869), una obra del arquitecto A. Orascu que le confirió un estilo clasicista. Tuvo que ser reconstruido tras la segunda Guerra Mundial.

Frente a su fachada se abre la Plaza de la Universidad, un espacio de tradición reivindicativa para los estudiantes, que lo utilizaron en las manifestaciones que llevaron a cabo contra el régimen comunista; es lo que se llamó la Golaniada de 1990, que terminó trágicamente cuando el presidente Ion Iliescu recurrió a los sindicatos mineros para enfrentarse con ellos. A este recurso lo denominaron Minerada y terminó con decenas de muertos en cuyo recuerdo se plantaron lápidas en el césped que hay alrededor de la estatua de Miguel el Valiente.

La efigie de Mihai Viteazul, por usar el nombre local, se debe al arte del escultor francés Ernst Carriere Belleuse y representa al voivoda de Valaquia y príncipe de Tranilvania y Moldavia que en el siglo XVII unificó el país efímeramente, apenas seis meses, convirtiéndose en héroe nacional. Junto a él también figuran las estatuas del geógrafo y escritor Ion Heliade Radulescu (obra de Ettore Ferrari), Georghe Lazár (pedagogo, teólogo e ingeniero) y Spiru Haret (matemático y profesor responsable de la reforma del sistema educativo).

Al otro lado de la plaza está la Biblioteca Central Universitaria, sede de la Fundación Carol I, construída por el galo Paul Gottereau a finales del siglo XIX en estilo neobarroco. También fue escenario de las movilizaciones estudiantiles: la policía lo asaltó con bombas incendiarias que lo redujeron a cenizas y, aunque actualmente ha sido restaurado, nunca se podrá recuperar el millón y medio de libros quemados. Memoria histórica reciente a tener en cuenta por parte de quien visite Rumanía gracias a los vuelos baratos a Bucarest.

Foto: wikipedia.org