Archivos mensuales: diciembre 2010

Saint-Denis, panteón real de Francia

vuelos baratos a a París

Es una pena que un lugar tan fascinante como la catedral de Saint-Denis no sea tan conocido no tan visitado como otros de París. La explicación hay que buscarla en que se halla fuera del centro de la ciudad, al noreste, en la misma zona que el Stade de France, el Museo del Aire y el Ejército, el Parque de la Villette o la Gèode. Pero merece la pena coger el Metro (Línea 13) o el RER (Línea D) y acercarse al lugar donde se enterraba a los reyes de Francia, pues encima abre todos los días.

La catedral sólo tiene esa categoría desde 1966, que fue cuando se creó la diócesis de Saint-Denis. Por lo demás sigue siendo una abadía benedictina que se construyó para rendir culto a los restos del santo en cuestión sobre el mismo lugar que antes ocupara una iglesia carolingia y, antes, un cementerio romano. El nuevo templo empezó a construirse en estilo románico pero pronto se pasó al gótico para permitir ventanales mayores y, por tanto, más luz para exponer las mencionadas reliquias. También en Saint-Denis se custodiaba la Oriflama, el pendón de guerra que enarbolaban los monarcas en campaña.

Desde que fue inhumado el primero, Dagoberto I, la catedral fue acogiendo a los miembros de la realeza gala y hoy se pueden encontrar allí los mausoleos de Hugo Capeto, Blanca de Castilla, Francisco I (el enemigo de Carlos V por excelencia), Enrique IV (autor de la frase inmortal “París bien vale una misa”), Catalina de Médici, Luis XIII y su esposa Ana de Austria (inmortalizados por Dumas en Los tres mosqueteros), Luis XIV (el Rey Sol), Luis XVI y su mujer María Antonieta (guillotinados durante la Revolución) y otros muchos soberanos y familiares, aparte de personajes históricos como Carlos Martel o Bertrand Du Guesclin y una curiosidad: el corazón del Delfín de Francia único resto que queda del que hubiera sido Luis XVII.

Y es que durante la Revolución las tumbas fueron profanadas y los cadáveres enterrados bajo un túmulo, no sin que antes algunos se expusieran públicamente a la multitud para que comprobara que no se diferenciaban del resto de los ciudadanos. Pasado el furor revolucionario Napoleón mandó restaurar los sepulcros y Luis XVIII devolvió los restos mortales a su sitio. Así, todos ellos están inhumados entre el transepto, la girola y la cripta, donde además se exponen diversos objetos y tesoros que se pueden contemplar siempre que no haya misa.

Respecto a la catedral, llegó a amenazar ruina y tuvo que ser sometida a procesos de restauración en varias fases, en alguna de las cuales participó el prestigioso Viollet-le-Duc, hasta que en 1840 se declaró al edificio Monumento Histórico. Fue el mismo año en que se instaló un magnífico órgano, el primero del maestro Aristide Cavaillé-Coll. Todo ello dota a Sain-Denis de un gran atractivo turístico que añadir al plan a la hora de buscar vuelos baratos a París.

Victoria & Albert Museum

Victoria Albert Museum

Quien, aprovechando los vuelos baratos a Londres se acerque al barrio de South Kensington se asombrará de la gran cantidad de sitios que llevan el nombre de la reina Victoria y su marido, el príncipe Alberto. Ello se debe a que esa parte de la ciudad fue concebida y sufragada por ambos, sobre todo a instancias de él, de ahí que al barrio se lo conozca popularmente como Albertópolis. Y entre las perlas de la zona hay que destacar el gigantesco Victoria & Albert Museum, un laberinto de 145 galerías que suman en total 11 kilómetros, de ahí que sean imposibles de visitar en un día o dos o tres.

Las colecciones que alberga no le van a la zaga en cuanto a cantidad, diversidad y temporalidad de las piezas: cerámicas, vestidos, joyas, tapices, muebles, pinturas, artes decorativas, instrumentos musicales, esculturas… El V & A, como se llama popularmente, debe su nacimiento a la Exposición Internacional que Londres acogió en 1851 (cuyos beneficios permitieron a Alberto financiar la urbanización de South Kensington) y al departamento de artes ornamentales del Museum of Manufactures. De ahí se trasladó a un edificio inaugurado seis años después que se llamó South Kensington Museum y que no tardó en quedarse pequeño, por lo que se sucedieron las ampliaciones hasta tener lista la sede definitiva, abierta en 1899 ya con su nombre actual.

Se trata de un edificio enorme, pomposo, que recoge obras de todo el Imperio y las distribuye en cuatro plantas: en la baja están las piezas de arte procedentes de Europa, como los tesoros religiosos medievales, los objetos renacentistas italianos (bajorrelieves de Donatello, cartones pintados por Rafael ) o la Dress Collection (vestidos desde el siglo XVII hasta la actualidad); pero también el arte islámico (tapices persas, pila de abluciones del siglo XIII), chino (la Tsui Gallery, con una cabeza de Buda o el espinazo de dragón de hierro forjado que cuelga del techo) y, sobre todo, indio (la Nehru Gallery of Indian Art, que comprende todos los períodos y es la mayor del mundo fuera de la India).

En las plantas superiores las colecciones se reparten en salas y galerías inacabables. La Jones Collection (artes decorativas europeas del siglo XVIII, como muebles, lienzos y porcelanas) en el ala Henry Cole, la Constable Collection de la sexta planta (cuatro centenares de pinturas de este genial paisajista), las salas Morris y Gamble (decoración victoriana), las recientes British Galleries (historia del diseño desde el siglo XVI hasta nuestros días), la mayor colección de estatuas de Rodin fuera de París, la Galería del siglo XX, una colección de 300.000 fotos procedentes de la National Collection

Es imposible reseñar aquí siquiera una mínima parte de las maravillas que exhibe el V & A. Por desgracia su fundador, el príncipe Alberto, no llegó a verlo.

El Gran Hotel de Palma de Mallorca

vuelos baratos a Palma de Mallorca

A comienzos del siglo XX España prácticamente carecía de hoteles de lujo. Fue el rey Alfonso XIII quien impulsó la construcción de establecimientos de tal categoría que pudieran atender las necesidades de alojamiento de las representantes de la nobleza y las Casas Reales cuando visitaran el país. Así nacieron muchos de los grandes hoteles nacionales en la primera década de la centuria, la misma fecha de erección del Gran Hotel de Palma de Mallorca.

El Grand Hotel, por utilizar su nombre original, se levantó entre 1901 y 1903 bajo la dirección de uno de los arquitectos más destacados de la historia del arte español, Lluís Domènech i Montaner, representante máximo del modernismo junto a Gaudí y Puig de Cadafalch y autor del Palau de la Música Catalana, en Barcelona. Domènech creó el que fue primer edificio modernista -y también primer hotel de lujo- de Mallorca dotándolo de una espectacular fachada con los elementos característicos de este peculiar estilo: mampostería floral, baldosas policromadas, balcones circulares en las esquinas, capiteles, molduras, bajo y altorrelieves… Todo ello apoyado decorativamente por el inevitable hierro forjado y la cerámica esmaltada pues, no en vano, Domenèch había fundado su propio taller de artes aplicadas, el Gallissà.

Como hotel dejó de funcionar en 1942. Después su aspecto decayó un tanto hasta que en 1993 la Caixa acometió su restauración, convirtiéndolo en sede de su fundación cultural con una exposición permanente del pintor postimpresionista barcelonés Anglada Camarasa, además de salas para muestras temporales, cafetería, biblioteca…

Quien haga uso de los vuelos baratos a Palma de Mallorca podrá realizar una visita a este monumento en el número 33 de la plaza Weyler, una zona de la ciudad dominada por el modernismo porque en las inmediaciones se pueden encontrar otros dignos representantes de este estilo arquitectónico, como el Edifici Cassayas de la plaza del Mercat, firmado por el arquitecto homónimo en 1908, las casas Can Rei y L’Águila, en la plaza Marqués de Palmer, o la pastelería Forn des Teatre.

Foto: seemallorca.com

El barranco de Guayadeque

vuelos baratos a Gran Canaria

Los visitantes habituales de Gran Canaria ya saben que el paisaje de la isla se puede dividir en dos, costa e interior, estando este último caracterizado por abruptos barrancos en cuyas profundidades se dan ecosistemas únicos y suelen aparecer restos arqueológicos de antiguos poblamientos. Uno de los más interesantes es el barranco de Guayadeque, que une la localidad costera de Agüimes con la de Ingenio mediante una sinuosa carretera de siete kilómetros que salva un desnivel de 900 metros, desde los 400 iniciales hasta los 1.300 de la cima.

El nombre es guanche y significa lugar de las aguas que fluyen porque las corrientes que manan por las laderas abastecen a los pueblos vecinos. Esa abundancia de agua en una isla tan habitualmente seca permite tapizar las tierras de la zona con una capa de verde vegetación si no muy tupida sí extraordinariamente rica, pues se pueden contabilizar hasta 80 especies autóctonas además de los clásicos cactos, palmeras, aloe vera y pinos. Incluso en verano, cuando predomina la aridez, los almendros en flor le dan un toque de color. También es el hábitat del lagarto canarión, uno de los reptiles de su especie más grandes que existen. Por eso el barranco ha sido declarado Monumento Natural.

Pero no todo el interés está en la naturaleza: a veces también en su utilización. En eso los guanches no dejaron pasar la oportunidad y aprovecharon las numerosas grutas naturales, de difícil acceso, como santuarios religiosos, almacenes y viviendas. Pero, sobre todo, como hipogeos para sepultar a sus muertos, de manera que allí se fue creando una importante necrópolis prehistórica. Los guanches momificaban a sus difuntos y los envolvían en pieles de animales, como se puede apreciar en muchas de las momias que hoy se exponen en el Museo Canario de Las Palmas, donde terminaron después de que los habitantes de los pueblos vecinos las encontraran en el siglo XIX.

Una cuestión más práctica que científica, pues en la actualidad las cuevas no sólo son sitios para estudiar el pasado: en una continuación de aquellas costumbres ancestrales, muchas de ellas han sido reutilizadas para vivir o para celebrar cultos, pues en una incluso se instaló una capilla. Cuevas Muchas, Risco del Canario, Risco Vicentico, Risco del Negro… son algunos nombres que pueden servir de referencia al turista interesado. Y como no todo tiene que ser ciencia y cultura, informar de que algunas cavernas acogen bares y restaurantes en los que lo que procede es probar las delicias locales, como el vino autóctono o las aceitunas de Temisas con salsa de mojo verde, hecha a base de cilantro. Téngase en cuenta a la hora de reservar vuelos baratos a Gran Canaria.

Foto: wikimedia

Santa María la Mayor de Roma

vuelos baratos a Roma

Todos los vuelos baratos a Roma por turismo deberían incluir una visita a Santa Maria Maggiore, una de las cuatro basílicas patriarcales más grandes de la ciudad junto a San Pedro del Vaticano, San Juan de Letrán y San Pablo Extramuros. Nadie se arrepentirá porque si el exterior es bonito, el interior lo es aún más, solemne, rico e impresionante.

La historia de este templo se remonta a una leyenda del año 352 d. C., según la cual el papa Liberio soñó que la Virgen le ordenaba construir una iglesia donde encontrara nieve por la mañana. A pesar de estar en pleno verano, esa noche nevó en el Esquilino y el pontífice obedeció el encargo. De ahí que cada 5 de agosto se conmemore la fecha arrojando pétalos de flores blancas imitando los copos (aunque últimamente se han ido sustituyendo primero por confetti y luego por láser).

Varias veces reconstruida a lo largo de los siglos, Santa María la Mayor presenta por ello una gran mezcla de estilos arquitectónicos en los que destacan el barroco de las dos fachadas (principal y trasera) y de las cúpulas gemelas y el baldaquino, el románico del campanile (que es más alto de Roma, con 75 metros), el original clásico (siglo V) de las tres naves jalonadas con columnas y el renacentista del artesonado del techo, este último una espectacular obra de Sangallo que lo recubrió con el primer oro que trajo Colón de América. También tienen presencia el gótico en la tumba del cardenal Rodríguez e, incluso, el arte egipcio, en el obelisco de la plaza del Esquilino (la columna de la piazza de Santa Maria Maggiore, en cambio, es romana, procedente de la basílica de Constantino, en el Foro).

El interior del templo es espectacular, con naves de 86 metros de longitud, suelos de mármol estilo cosmati y elaborados mosaicos, destacando la Cappella Paulina que hizo Flaminio Ponzo en 1611 para el papa Pablo V Borghese llenándola de piedras preciosas o la Cappella Sixtina obra de Domenico Fontagna entre 1585 y 1590 para albergar el sepulcro de Sixto V.

Todas las noches se mantiene la tradición, desde el siglo V, de celebrar misa solemne.

La iglesia de San Antón

vuelos baratos a Bilbao

Bilbao, siglo XV. Un puente de piedra marca la entrada a la villa, que debe hacerse pagando peaje, desde el actual barrio de Atxuri hasta el casco viejo a través del ya extinto Portal de Ibeni. Allí se alzaba un alcázar de tiempos de Alfonso XI de Castilla que luego se cedió al concejo, el cual decidió demolerlo. En su lugar decretó que se erigiría una iglesia dedicada a San Antonio Abad, patrón de los agricultores, que eran los principales usuarios del puente al acudir al centro para vender sus productos.

Así, en 1433, nació la iglesia de San Antón, un edificio que, por diversas ampliaciones y añadidos, mezcla el estilo gótico original de la nave, el coro y la sacristía, con el renacentista del pórtico (obra de Juan de Garita), el plateresco del retablo (de Guiot de Beaugrant), el barroco del campanario (de Juan de Iturburu) y el neogótico del pórtico auxiliar, otra sacristía y los despachos parroquiales (de Enrique de Epalza, 1902).

El conjunto es de planta rectangular, con tres naves divididas en cuatro tramos cada una, bóveda de crucería y carente de ábside. No faltan, sin embargo las capillas: la más antigua es la de San Roque y la más grande la de los Leguizamón, que tenía acceso directo desde la mansión familiar; la de la Piedad servía para que pasaran su última noche los condenados a muerte y la de los Elexpuru estaba al lado del Archivo del Ayuntamiento, que también tenía comunicación directa con la iglesia por un arco.

La estratégica ubicación de San Antón convirtió al templo en testigo de violentos acontecimientos históricos: es el caso de los altercados del Estanco de Sal en 1634, cuyos protagonistas fueron arcabuceados con los muros de la iglesia como paredón; la Matxinada de 1718, cuando el pueblo llano se alzó en armas contra los representantes de la Corona; la conquista de la ciudad por las tropas de Napoleón, que se abrieron camino entre las defensas por esa zona; y las inundaciones de 1983, que arrasaron el interior.

Para darle la adecuada protección en lo sucesivo, San Antón fue declarada Monumento Histórico Artístico Nacional al año siguiente, razón de sobra para reservarle un tiempo de visita cuando se reserven los pertinentes vuelos baratos a Bilbao.. No en vano su imagen forma parte del escudo de la ciudad.

La capilla de St. Paul, en Nueva York

vuelos baratos a Nueva York

El edificio más antiguo de Nueva York está en el Lower Manhattan, entre las calles Fulton y Vassey con Broadway: la capilla de Saint Paul. Es una iglesia empequeñecida por los rascacielos del entorno que, sin embargo, puede presumir de ser mucho más resistente que ellos, pues a lo largo de los siglos no sólo ha sobrevivido indemne a varias catástrofes sino que fue siempre refugio y símbolo para las víctimas que hallaron consuelo en sus muros.

En efecto, este templo, construido en 1766 a imagen y semejanza del londinense St. Martin in the Fields pues no en vano su arquitecto, Thomas McBean era discípulo del inglés James Gibbs, fue de los pocos que se libraron del terrible incendio que arrasó Manhattan diez años más tarde. Lo consiguió gracias a que los vecinos se pasaron la noche arrojándole cubos de agua para mantenerlo a salvo de las llamas y, así, muchos de los heridos de la zona encontraron en su interior un lugar donde ser atendidos.

Esto sólo fue un preludio de lo que habría de ocurrir el 11 de septiembre de 2001, cuando los atentados contra el cercano World Trade Center destruyeron las Torres Gemelas y, con ellas, varios edificios circundantes. St Paul estaba allí también pero de nuevo logró salvarse y durante casi un año pasó a ser no sólo un símbolo de resistencia patriótica sino también el lugar donde bomberos y voluntarios acudían a descansar de las labores de rescate y a cuya verja recurrieron los familiares de las víctimas para colgar fotos de desaparecidos, solicitudes de ayuda y flores. En recuerdo de aquel tremendo suceso todavía se guardan en una capilla diversos recuerdos, como un traje de bombero, cartas, vídeos… También la Hope Bell (Campana de la Esperanza), regalada por Londres en 2002 y que tañe cada 11-S.

La iglesia es de estilo gótico georgiano, con torre y pórtico añadidos 30 años después de su terminación, en 1794. En su parte trasera hay un pequeño cementerio, con lápidas musgosas alineadas sobre la hierba, donde está enterrado el que fue primer oficial muerto durante la Revolución Americana, Richard Montgomery, al que además se alzó un monumento. Téngase en cuenta que en 1789 este templo acogió la misa del juramento como presidente de George Washington, del que aún se conserva el banco donde rezó marcado con una G.

El conjunto es un remanso de paz en medio del caos urbano de la ciudad. Catalogado como Monumento Histórico en 1960, sin duda merece una visita tras reservar alguno de los vuelos baratos a Nueva York.

Foto: museumpanet.com

La Estación Central de Amsterdam

vuelos baratos a Amsterdam

Aquéllos que cojan vuelos baratos a Amsterdam y visiten la ciudad se encontrarán con dos edificios casi gemelos, como la Centraal Station y el Rijksmuseum; no han de extrañarse, puesto que ambos son obra de la misma mano: Petrus Cuypers. Fue el primer arquitecto al que se encargó un edificio de características públicas, como es la estación ferroviaria, hasta entonces encomendados a ingenieros, porque se quería hacer algo especial.

Y lo es. La Estación Central está concebida como una gran puerta de entrada y salida de la capital holandesa, a la manera de aquellos arcos monumentales que se abrían antaño en las murallas. Para levantarla, Cuypers sí contó con la ayuda de un ingeniero, A. L. de Gandt, porque el terreno designado fue el antiguo puerto de Damrak, lo que suponía un terreno inestable con las consiguientes efectos sobre la estructura que se colocaría encima. Se evitó formando en la bahía Ij tres islas artificiales, en las que se clavaron casi 9.000 pilotes de madera que habrían de sostener la estación sobre aquel subsuelo arenoso y blando, al igual que se hacía en muchas otras casas de una Amsterdam atravesada por canales.

Al final la construcción llevó siete años de obras (1882-1889), resultando un edificio de ladrillo rojo y tejados de pizarra negra que mide cerca de 306 metros de longitud por 30 de ancho y está compuesto, en su fachada principal, de un cuerpo central decorado con el escudo real y dos torres flanqueándolo, todo ello en estilo neorrenacentista. Bien es cierto que con los años se lo fue sometiendo a diversas reformas y ampliaciones, la última de las cuales, en el interior, aún está en proceso de ejecución; cuando termine, en 2013, la Centraal tendrá categoría de Estación Mundial.

De momento cuenta con 6 andenes y 11 vías en los que confluyen cerca de 1.500 trenes de toda Europa, pues se trata del nudo ferroviario más importante de los Países Bajos y, además, hay Metro, autobuses y tranvías en las inmediaciones, sin contar los transbordadores gratuitos de la parte posterior. Medio millón de usuarios, entre ellos muchos visitantes que acuden a la cercana Oficina de Turismo, lo demuestran.

Las Torres de Serranos

vuelos baratos a Valencia

Antes de que la Ciudad de las Ciencias se convirtiera en imagen icónica de Valencia, esta representación corría a cargo de las Torres de Serranos, una de las doce puertas que había en la antigua muralla y la única que se conserva junto a la de Quart, que es posterior. Abierta al noroeste, a la Serranía de la que recibe nombre -aunque otra teoría lo atribuye al apellido de la familia más importante del barrio-, se convirtió en la entrada principal de la ciudad por la que pasaba la mayor parte de los visitantes.

Fue construida por Pere Balaguer por encargo de los Jurats entre 1392 y 1397. Para ello, el arquitecto se inspiró en la puerta monumental del Monasterio de Poblet, dado que el gótico catalán era la moda entonces. Se utilizó en los trabajos la mampostería, a la que se recubrió de sillería caliza para darle lustre. Aunque estaba concebida como baluarte defensivo -de ahí las almenas que presenta- también se le otorgó una función ceremonial, para ser escenario e recepciones a grandes personalidades, de ahí que al año siguiente se la dotara de una escalinata posterior que llevaba a la parte alta. De hecho, su forma es de arco triunfal, con un cuerpo central que une las dos torres poligonales simétricas.

En 1586 se empezó a utilizar como prisión nobiliaria, lo que obligó a reformar el interior y eliminar la barbacana. Los tres pisos abovedados y las arquerías ciegas dieron paso a tabiques y cancelas que perduraron hasta el siglo XIX, cuando un incendio en la ciudad obligó a trasladar los presos y ya nunca volvieron. Por esas fechas, concretamente en 1865, se decretó el derribo de la muralla, de la que hoy apenas quedan vestigios, y seis años más tarde se desecó el foso, dejando a la vista el gran talud sobre el que se apoyan los torreones. Dado el estado en que había quedado tras su uso carcelero, se procedió a una restauración en 1893, la primera de una serie que continuó en 1914 y 2002, pues aún hubo de pasar otras vicisitudes, como servir de almacén de cuadros del Museo del Prado durante la Guerra Civil (para los que se recubrió de hormigón, arena y sacos terreros).

Hoy esta puerta, declarada Monumento Histórico Artístico Nacional en 1931, es el punto donde la Fallera Mayor inaugura la fiesta valenciana más popular; lo hace desde la parte posterior de las Torres, que son de gola abierta porque se concibieron así para evitar que se convirtieran en fortaleza contra los propios habitantes. Por eso visitar las Fallas es una magnífica excusa para reservar vuelos baratos a Valencia, acercarse hasta la entrada principal de la ciudad y contemplar su imponente belleza.

Foto: tallerdeblogs.dmaweb.info