Archivos mensuales: noviembre 2010

El Tibidabo

vuelos baratos a Barcelona

El Tibidabo es, sin duda, una de las dos grandes alturas naturales de Barcelona junto a Montjuic, aunque pertenecen a sistemas distintos. Si la segunda se alza frente a la costa la otra forma parte de la Sierra de Collserola, de la que es su mayor cota, con 512 metros. También se diferencia en su uso residencial, al que luego se añadió el ocio.

El origen de su nombre es original y oportuno. Se basa en la contracción de la expresión latina Tibi dabo (Esto te daré) con que, según el Evangelio, el Demonio trataba de tentar a Jesús ofreciéndole cuanto abarcaba su vista desde lo alto de una montaña. Una visión imponente, tal cual se puede percibir desde la cima de este monte, con la ciudad condal a los pies.

El Tibidabo no empezó a urbanizarse hasta principios del siglo XIX pero a finales de la centuria fue elegido por la pujante burguesía acomodada barcelonesa para establecer su residencia, convirtiéndose así en un barrio de clase elevada lleno de palacetes, muchos de los cuales aún siguen en pie; es el caso de Villa Joana, donde falleció el escritor Jacinto Verdaguer o la Torre de las Aigües de Dos Rius, el depósito de aguas de la capital catalana, construido por Josep Amergós i Samaranch en 1905 y hoy declarado Patrimonio Arquitectónico.

Para jalonar la zona se abrió la Avenida del Tibidabo, hasta la que se llegaba en el Tranvía Azul (1901), recuperado para el turismo. Terminado el recorrido de éste se puede tomar el funicular para alcanzar la cumbre. Allí es visita casi obligada el Templo Expiatorio del Sagrado Corazón, una iglesia modernista inspirada en el Sacré Coeur de París y diseñada por Enric Saquier i Villavecchia. Las obras de construcción, realizadas sobre una capilla anterior, se prolongaron desde 1902 hasta 1961. También destacan el Pabellón de Ràdio Barcelona, que entre 1926 y 1929 dio origen a la primera emisora del país, y la Torre de Collserola, firmada por Norman Forster en 1992 para servir de centro de televisión de cara a los Juegos Olímpicos; mide 268 metros, más de la mitad de la altura del monte.

Pero la mayoría de la gente sube hasta el Tibidabo para entrar al Parque de Atracciones, que fue el primero de España, en 1899. Montaña rusa, noria y un característico avión se unen a ofertas más actuales, como el Péndulo, cines en cuatro dimensiones, el Museo de los Autómatas o un tren colgante que recorre el complejo. Muchos medios de transporte hemos mencionado aquí: sólo faltarían los vuelos baratos a Barcelona para completar el cupo.

La Catedral de Ibiza

vuelos baratos a Ibiza

Encaramada en lo alto de la ciudadela y con sus formas macizas, pesadas, sin apenas vanos, la Catedral de Ibiza se asemeja más a una fortaleza que a un templo diocesano. Pero es que el carácter defensivo es lo que formó el carácter de la isla y, consecuentemente, su arquitectura.

El 8 de agosto de 1235 las tropas catalanas de Guillem de Montgrí, Pedro de Portugal y Nuño Sanz conquistaron Ibiza, arrebatándosela a los musulmanes. Para celebrarlo se decidió construir una iglesia dedicada a las vírgenes más cercanas a dicha fecha en el calendario, que resultaron ser Santa María la Mayor y Nuestra Señora de las Nieves, esta última aportando la nota paradójica porque es raro ver nieve en el archipiélago Balear. El lugar elegido fue la mezquita de Yebisha, donde se realizó el culto cristiano en los primeros momentos y que a su vez estaba erigida sobre un templo romano… que ocupaba el anterior lugar de culto fenicio a Astarté.

Los primeros trabajos corresponden a finales del siglo XIII-principios del XIV, en estilo gótico, aunque de esa época sólo se conservan la sacristía, la torre y las capillas absidiales. Fue el barroco el que más aportó al resultado final con una nave única, sin crucero, cubierta por bóveda de cañón en sustitución de la de crucería y salpicada de capillas entre los contrafuertes, más un ábside pentagonal. El campanario se alzó sobre una de las capillas por falta de sitio en el exterior para hacer la torre. Ésta es trapezoidal, de cinco cuerpos separados por molduras y cinco campanas en lo alto de un chapitel truncado.

El edificio albergó al principio las reuniones del Consell General de la Universitat (Concejo del Ayuntamiento). Por entonces era una iglesia parroquial, rango que conservó hasta 1782, cuando dejó de depender de la diócesis de Tarragona y se creó la ibicenca: Santa María de les Neus, como se la conoce en mallorquín, pasó a ser catedral.

Los vuelos baratos a Ibiza permiten al turista contemplar las pinturas de Francisco Comes e Ignacio Gil, el retablo del siglo XV atribuido a Valentí Montoliú y los sepulcros de la nobleza insular. El altar mayor es más reciente, decimonónico, pero se puede visitar el Museo Diocesano para ver la gran custodia gótica.

La Casa Mínima de Buenos Aires

vuelos baratos a Buenos Aires

Puede resultar un tanto extraño reservar alguno de los vuelos baratos a Buenos Aires para acabar visitando tan poca cosa como la Casa Mínima, apenas 2,5 metros de ancho de fachada por 13 de profundidad que de hasta 2003 ni siquiera se podían ver porque no existían visitas al interior. Pero si se tiene en cuenta la historia -o más bien la leyenda- que circula en torno a su origen entonces el asunto ya empieza a cobrar interés.

La Casa Mínima se alza en el número 380 del Pasaje de San Lorenzo, entre las calles Balcarce y Defensa, en pleno barrio de San Telmo. El entorno es de arquitectura neoclásica, monumental, elegante, con pavimentos adoquinados y un aire cosmopolita en el que esta casa desvencijada y un tanto absurda parece fuera de lugar. Una puerta verde sobre fondo encalado -y desconchado- de blanco, con un farol encima y un pequeño balcón de hierro es todo lo que presenta al exterior desde su construcción a principios del siglo XIX. Pero entonces hay que atender a los mitos.

Dicen que en 1813, cuando el Triunvirato prohibió la trata de esclavos en las Provincias Unidas -Argentina aún no era tal- y al año siguiente decretó la libertad de vientres (libertad para los nacidos de madre esclava) hubo muchos miles de libertos que necesitaban un techo y, así, serían ellos quienes habrían construido esta casa en una pequeña parcela entregada por su antiguo amo. Sin embargo el catastro de 1860-72 atribuye la propiedad de la parcela 111, la que nos ocupa, a Magdalena Buthler, por lo que de ser cierta la historia tan sólo se trataría de una cesión temporal.

Quizá la explicación sea más prosaica. Lo cierto es que la Casa Mínima se engloba en lo que se conoce como casas chorizo, típicas de Buenos Aires y llamadas así por ser estrechas y alargadas. Y parece ser que la leyenda del liberto no surgió hasta los años sesenta del siglo XX, cuando el anticuario Silvio Bassi compró el pequeño edificio y difundió la historia para atraer visitas turísticas.

Foto: latidobuenosaires.com

La calle Lipscani de Bucarest

vuelos baratos a Bucarest

Si alguien ha visitado ya Bucarest es muy probable que se haya dado un paseo por Lipscani, sin duda uno de los rincones con más encanto de la ciudad. En realidad el nombre no sólo hace referencia a una calle sino a un distrito entero, antaño cruce de caminos de los cuatro puntos cardinales de Europa. Y es que estamos hablando de un barrio que desde la Edad Media fue estratégicamente elegido por comerciantes del continente para establecerse y vender sus mercancías.

De hecho, el propio nombre deviene históricamente de esta situación. En el siglo XVII se empezó a utilizar la palabra Lipsca para designarlo por la cantidad de viajeros que traían mercancías desde la ciudad germana de Leipzig. De ahí derivó, en plural, a lipscani, al igual que los procedentes de Gabrovo (Bulgaria) originaron la calle Gabroveni. Y, en efecto, los paseantes podían encontrar en aquellas callejuelas desde telas a calzado, pasando por cueros, joyas, arreos para los caballos, viandas y otras muchas mercaderías. Y no sólo en la vía principal. Las paralelas que conforman el distrito fueron las sedes de los diferentes gremios artesanos, cada uno en su calle, de manera que todavía hoy quedan reminiscencias evocadoras de aquel pasado: la calle Blanari era de los peleteros, la Selari de los guarnicioneros, la Covaci de los tapiceros…

La zona quedó degradada en la segunda mitad del siglo XX, con sus palacetes decimonónicos en ruinas, utilizados por los gitanos como refugio. Por eso el régimen comunista de Ceaucescu proyectó su demolición, tal cual hizo con media ciudad. Sin embargo Lipscani se salvó y, aunque aún presenta un aspecto semiderruido en muchas partes, se está trabajando en su recuperación a través de la revitalización de su legendario comercio. Hoy ya no están los pujantes gremios pero se pueden encontrar muchas librerías de viejo, tiendas de artículos de segunda mano y ropa, talleres de cerámica y alguna que otra galería que se espera estén pronto acompañadas de otros negocios gracias a la peatonalización llevada a cabo.

Los vuelos baratos a Bucarest llevan al turista a visitar inevitablemente la Curtea Veche, uno de los puntos de referencia para llegar hasta Lipscani y, especialmente, su pasaje norte. En la esquina con la calle Smardan se puede ver, además, el edificio neoclásico de la Banca Nationalâ mientras que en Selari está la iglesia de Sfântul Nicolae, del siglo XVII.

Centro Andaluz del Flamenco, Jerez

vuelos baratos a Jerez

Reservar vuelos baratos a Jerez es dar el primer paso al mundo del flamenco en su estado más puro, menos comercial, representado por las peñas del barrio gitano de Santiago, donde decir gitano es una redundancia porque esta ciudad posee la mayor población calé de Andalucía. Las peñas no suelen tener espectáculos ni programas fijos y, aunque las hay que dejan entrada libre a los cabales (espectadores), otras son exclusivas. Pero para iniciarse en ese mundo quizá lo mejor sea hacer una visita al Centro Andaluz del Flamenco.

Esta institución de arte más característico de la región tiene su sede en la plaza de San Juan desde 1988. Se ubica en el antiguo Palacio de Permatín, gran casa señorial construida en el siglo XVIII sobre una anterior bajomedieval que perteneció a doña Antonia de Villavicencio. La actual, rehabilitada hace ahora veinte años, es barroca pero muy sencilla, con una fachada de líneas rectas y limpias donde los únicos elementos del recargado estilo son el escudo sobre el balcón y, más discretos, el baquetón de la entrada y los guardapolvos de pizarra de las ventanas superiores.

El interior sí es más representativo, con un patio de planta cuadrada circundado por una galería de arcos de medio punto sobre columnas de mármol blanco y capiteles corintios, junto con arcos traveseros soportados por cabezas de querubines en las esquinas; el artesonado del vestíbulo, sometido a una importante restauración, es mudéjar; y una gran lámpara decorada y escalera con bóveda de arista lleva a la planta superior. Allí hay un salón de recepciones con bóveda esquifada.

El Centro Andaluz del Flamenco se dedica al estudio e investigación de este arte y en sus instalaciones ofrece seminarios, clases de guitarra y danza, congresos, jornadas y premios para trabajos sobre flamenco bianuales. Además cuenta con un servicio de publicaciones que completa a la Biblioteca de Estudios Flamencos y organiza eventos artísticos como homenajes a cantaores e intérpretes, con especial mención para el Festival de Flamenco que se suele celebrar entre febrero y marzo. Una curiosidad más: Jerez de la Frontera tiene una cátedra de Flamencología en la Universidad, creada en 1958.

Padrón, puerta de entrada del apóstol Santiago

vuelos baratos a Santiago de Compostela

Los vuelos baratos a Santiago de Compostela son la mejor forma de llegar hasta la costa atlántica de Galicia, la más turística, la de las Rías Baixas y el Xacobeo, pudiéndose combinar ambas si se visita Padrón.

Padrón debe su nombre a un altar de piedra romano dedicado a Neptuno que durante siglos permaneció junto al río Sar hasta que en el XV fue trasladado al altar de la iglesia parroquial del pueblo. La tradición dice que sirvió de noray para amarrar la barca pétrea que trajo los restos mortales del apóstol Santiago a España diez años después de que el propio discípulo de Cristo viniera a tierras hispanas a predicar. El desembarco del cadáver se habría producido precisamente en Padrón, tras remontar la ría de Arousa, en el 44 d. C. y terminaron inhumándolo en el monte Libredón, donde hoy se alza la catedral compostelana.

No es extraña la idea porque la ría se constituyó como entrada a la región durante mucho tiempo. De hecho en la Edad Media se hicieron habituales las incursiones vikingas que no se detenían al llegar a la costa sino que remontaban el río Ulla -que desemboca allí- para llegar hasta Padrón y, desde allí, a Santiago de Compostela. Aún hay restos de los muros de las llamadas Torres del Oeste, unas fortificaciones mandadas construir por el rey Alfonso V sobre el anterior Castellum honesti romano para rechazar a los escandinavos, si bien se hallan en mal estado de conservación. Pero el recuerdo permanece gracias a Desembarco vikingo que el pueblo de Catoira celebra cada verano en memoria de estos hechos.

En la actualidad Padrón tiene una interesante oferta turística cultural para el visitante. A la citada iglesia parroquial, donde se guarda el ara, se puede añadir la de Santiaguiño do Monte, a donde la leyenda cuenta que se retiraba el Apóstol para rezar y que el 25 de julio es escenario de una alegre romería. También es destacable A Matanza, la casa en la que la célebre poetisa Rosalía de Castro -que tiene una calle dedicada- pasó los últimos años de su vida y que ahora es un museo. Hablando de escritores, nativo de la vecina Iria Flavia fue Camilo José Cela, enterrado en el cementerio de Adina y que también tiene su calle. Pero si esto no bastara siempre se puede recurrir al mercado de los domingos, uno de los más importantes de Galicia, donde el producto estrella es el famoso pimiento del Padrón, en realidad originario de América Central; de ahí su característico sabor picante.

El Museo de Cera de Madrid

vuelos baratos a Madrid

Los vuelos baratos a Madrid abren la posibilidad de conocer una buena cantidad de museos, monumentos y lugares de esta ciudad. Según las estadísticas, el octavo lugar en número de visitantes es el Museo de Cera, una promesa de diversión para toda la familia.

Abierto al público en 1972, presenta alrededor de 450 figuras en más de 40 salas que se distribuyen en dos plantas de galerías. Están organizadas temáticamente por secciones en las que aparecen los personajes de forma individual o recreando escenas. Para sustentar el realismo de éstas se aplican juegos de luces y sonidos, aparte de algún que otro efecto especial como la imitación de la respiración de la Maja de Goya, por ejemplo. Las secciones, con algunos de sus personajes, son: Espectáculos (ET, Beatles, Supermán y otros superhéroes, cantantes, actores…); Deportes (Fernando Alonso, Carlos Sainz, Fonsi nieto, Raúl, Torres…); Terror (Frankenstein, Freddy Kruger, la Inquisición, la Galería del Crimen…); Infantil (Heidi, Bart Simpson, Harry Potter…); Arte (Picasso, Dalí, los Fusilamientos de Goya, las Meninas…); Historia (reyes, Teresa de Calcuta, Lady Di, Cleopatra…); Ciencia y Literatura (Cervantes, Neruda, Einstein…).

Muchos de estos personajes donaron su ropa real, caso de Franco, Monserrat Caballé o Fidel Castro, entre otros; la figura de Miguel Induráin viste el auténtico maillot con el que ganó su segundo Tour y Arantxa Sánchez Vicario la equipación que llevaba al vencer en Roland Garros. Y no sólo la ropa: en la recreación de la muerte de Manolete el parte médico de la cogida, colgado de la pared, es el verdadero, manuscrito.

Para no quedarse obsoleto en despertar el interés del visitante, este museo de Madrid está pendiente de la actualidad (en verano sacó la figura de Michael Jackson a la calle para que los fans pudieran rendirle homenaje) e incorpora regularmente figuras de famosos de moda. Las últimas fueron las de Miley Cyrus (Hanna Montana) y Mario Vargas Llosa, estando en preparación las de los futbolistas villa e Iniesta. También ha sumado a sus instalaciones unas atracciones especiales: el Tren del Terror (recorrido desde el Jurásico hasta nuestros días recreando escenas literarias de miedo) y un simulador de realidad virtual, que se añaden al Multivisión (una Historia de España multimedia).

El Museo de Cera está en el Paseo de Recoletos número 41, fácilmente divisable desde la Plaza de Colón, y abre de 10:00 a 14:30 y de 16:30 a 20:30 excepto los fines de semana, cuando el horario es ininterrumpido desde la mañana hasta finales de la tarde. Las entradas cuestan 16 euros (12 para niños de 4 a 10 años y mayores de 60), con descuentos para grupos de más de 25 personas.

La iglesia de St. Martin in the Fields

vuelos baratos a Londres

Londres está salpicado de lugares de gran interés que no suelen figurar en primera línea de las visitas turísticas, normalmente limitadas por el tiempo disponible, pero que pueden hacer las delicias de quienes ya conozcan lo básico y busquen más cosas. La iglesia de St. Martin in the Fields es un buen ejemplo, con la ventaja de que está situada junto a la National Gallery, en Trafalgar Square, y se puede aprovechar el recorrido.

Debe su nombre a los campos abiertos que había en los alrededores en la fecha de su reconstrucción, entre 1722 y 1726, a cargo del arquitecto James Gibbs (hubo otros templos anteriores), pues la plaza no se hizo hasta un siglo después. Por eso también se llama St. Martin in the Champs. Mezcla de barroco y clasicismo, presenta una imponente fachada con seis columnas corintias que sostienen un frontón triangular en el que está labrado el escudo de armas del rey Jorge I. Por encima descuella la torre, con una linterna octogonal y un elegante chapitel, que contrasta llamativamente con el aspecto griego del resto. Sin embargo este peculiar aspecto se convirtió en modelo para la arquitectura colonial y hoy existen muchas iglesias similares en EEUU.

El interior es más bien barroco, con un techo elíptico estucado sostenido por pilares corintios, un bonito altar mayor y algunas vidrieras curiosas en las ventanas. También, al norte del presbiterio, un palco real, pues St.Martin es la iglesia parroquial de Buckingham Palace. Sin embargo, lo más destacado probablemente sea la magnífica acústica que lo convierten en escenario habitual de conciertos de música clásica y jazz que suele interpretar la Academy of St. Martin in the Fields, fundada en 1959 por Neville Marriner. No es la única actividad extraordinaria de esta iglesia: por ejemplo, celebra misas en mandarín para atender a la numerosa comunidad china del barrio y atiende a personas sin hogar distribuyéndoles comida caliente (San Martín es el patrón de los pobres).

Pero eso no es todo. Bajando a la cripta, abovedada y de ladrillo, se encontrarán una librería religiosa y una cafetería que recuerdan que durante el Blitzrieg (los bombardeos alemanes de la Segunda Guerra Mundial) el lugar sirvió de refugio anti-aéreo, igual que en el conflicto anterior había servido de resguardo para indigentes.

Quienes aprovechen los vuelos baratos a Londres y visiten el templo también encontrarán algunos personajes famosos enterrados en St. Martin, como los pintores William Hogarth y Joshua Reynolds, el artesano que dio nombre a un estilo mobiliario Thomas Chippendale o la amante del monarca Carlos II, Nell Gwynn.

La iglesia de La Madeleine

vuelos baratos a París

No hay barrio de París que simbolice mejor que Ópera la Francia imperial. Imponentes edificios, cúpulas doradas, elegantes jardines, grandes bulevares… Si faltaba una iglesia de referencia, Napoleón se encargó de reorientar el viejo proyecto revolucionario para convertirlo en un templo diferente y original, aunque no llegó a verlo terminado. Fue, es, la iglesia de La Madeleine.

Luis XV puso en 1764 la primera piedra de la que debía ser una iglesia convencional, de cruz latina, que diseñó el arquitecto Pierre Contant d’Ivry. Éste murió con los trabajos ya empezados y fue sustituido por Guillaume-Martin Couture, que modificó los planos para hacer algo más moderno, parecido a lo que Soufflot había concebido con su iglesia de Santa Genoveva: un edificio de corte neoclásico con planta de cruz griega. Pero estalló la Revolución y se extendió el culto a la diosa Razón: muchos lugares religiosos se transformaron en ámbitos civiles (como Santa Genoveva, que pasó a ser Panteón de los Hombres Ilustres) y la construcción de La Madeleine quedó suspendida.

En el año 1805 los aires revolucionarios se transformaron en imperiales de la mano de Napoleón, que decidió recuperar el proyecto para hacer de él un Templo de la Grande Armée, su ejército invencible. Para ello convocó un concurso en el que resultó elegido el arquitecto Pierre Alexandre Vignon, quien demolió lo que estaba en pie y sólo conservó las columnas corintias para diseñar un edificio clásico períptero y octástilo inspirado en la Maison Carée de Nimes. Pero al final la gloria militar quedó para el Arco del Triunfo y, en 1828, Vignon falleció con las obras sin terminar. Le sucedió Huvé, quien les dio término en 1842 como iglesia normal, en tiempos de Luis Felipe de Orleans.

Lo más destacado de La Madeleine es su imponente fachada con columnata de 20 metros de altura y un frontón que representa el Juicio Final. La puerta principal, de bronce, obra de Henri de Triqueti, es más alta que la de San Pedro del Vaticano, y 52 estatuas rodean el perímetro del edificio. El interior presenta un curioso contraste, pues es de estilo barroco, con abundancia de dorados, un altar mayor -precedido de escalera de mármol- con la estatua de Santa Magdalena y un suntuoso órgano fabricado por Cavaillé-Coll y cuyo intérprete más famoso fue Saint-Saëns entre 1858 y 1877. Interesante la relación de esta iglesia con la música, pues aquí se celebró el funeral de Chopin.

La Madeleine está situada en la plaza de su nombre, muy cerca de la Concorde. Es fácil llegar porque tiene una estación de Metro debajo. Pero antes hay que buscar vuelos baratos a París.