Archivos mensuales: octubre 2010

La Real Fábrica de Tabacos

vuelos baratos a Sevilla

En la calle San Fernando de Sevilla se mezclan, paralelamente a la muralla del Alcázar, los edificios modernos con otros del siglo XVIII. Estos últimos correspondían a las viviendas de los empleados de la Real Fábrica de Tabacos, que actualmente ya no se dedica a la elaboración de cigarros sino que, desde 1954, es sede de la Universidad.

Allí se manufacturaban tres cuartas partes de la producción que se comercializaba en Europa, elaboración artesanal que en el siglo XIX corría a cargo de diez mil cigarreras, las mismas que inspiraron al escritor francés Prosper Merimée la figura de su personaje más conocido, Carmen, luego llevado a la ópera por Bizet. Tan descomunal plantilla no tendría sitio en un lugar normal pero es que la fábrica no admitía ese adjetivo. De hecho era el mayor edificio de España después del monasterio del Escorial, con una planta rectangular de 250 por 180 metros, 24 patios interiores, largas y oscuras naves con terrazas para almacenar y secarlas las hojas de tabaco que luego liaban las mujeres y un foso con puente levadizo y atalayas de vigilancia rodeando el perímetro por tres de sus frentes para proteger un lucrativo negocio que era monopolio de la Corona.

Empezó a construirse en 1728 bajo la dirección de Ignacio Sala y se terminó en 1771, ya a cargo del holandés Sebastian Van der Borcht, con la colaboración por medio de Diego Bordick Devérez. La que da a la calle San Fernando es la fachada principal, como indica su portada barroca de relieves sobre la elaboración del tabaco; un balcón balaustrado y la estatua de la Fama que firmó Cayetano de Acosta coronando el conjunto completan el aspecto que contrasta, en parte, con el estilo herreriano del resto del edificio. Era la entrada a los almacenes y viviendas nobles, previo paso por un monumental vestíbulo y una escalera doble que actualmente lleva al Paraninfo universitario.

En los extremos de dicha fachada hay dos pequeños edificios exentos que eran la capilla (donde se guarda el Cristo de la Buena Muerte que talló Juan de Mena) y la cárcel donde se recluía a las temperamentales cigarreras cuando provocaban altercados. Y es que aquel gran complejo era más grande que algunas ciudades de su tiempo y contaba incluso con guardería para los niños.

Por tanto merece la pena reservar alguno de los vuelos baratos a Sevilla y acercarse a la Real Fábrica. No sólo se podrá contemplar arquitectura sino un modo de vida que marcó el devenir de la ciudad dando trabajo a muchos de sus habitantes. De ello dan fe algunos cuadros que se conservan en el interior, de los que hay que destacar Las cigarreras de Gonzalo Bilbao.

La Cueva del Tesoro o del Higuerón (Málaga)

vuelos baratos a Málaga

Una de las actividades más emocionantes a la hora de hacer una visita turística es la de pisar y respirar aquellos lugares donde se localizan leyendas antiguas y/o misteriosas. Málaga está sobrada de sitios así en toda la provincia, como es el caso del término municipal de Rincón de la Victoria, a 10 kilómetros de la capital. Se trata de una zona horadada por varias grutas naturales de las que se cuentan múltiples variopintas historias, hasta el punto de que cada una aporta su propio nombre a la cueva. Otros mitos, como el del dragón que la habitaba, no dejaron apelativo.

La más conocida, quizá, que es la del Tesoro de los cinco reyes hammudíes. Según una versión el monarca almorávide Tasufin Ibn Alí el que, derrotado en Orán por los almohades en el siglo XII, envió su tesoro en diez galeras hacia Al Andalus, donde el virrey le era fiel, para ocultárselo a sus enemigos. Según otra fue el último rey hammudí, Mohamed II Almostalí, quien lo habría escondido allí cuando perdió Málaga a manos de los nazaríes de Granada en el año 1055.

Estas leyendas empezaron a menudear probablemente tras el hallazgo de seis monedas de oro dentro de un candil de cerámica y uno de los que las creyeron fue un extraño personaje llamado Antonio de la Nani, de nacionalidad suiza, que se lanzó a la búsqueda del tesoro durante la primera mitad del siglo XIX. Desde 1847 no se volvió a saber de él pero, habida cuenta de su costumbre de abrirse paso en las galerías subterráneas a golpe de explosivo, se cree que debió sufrir algún accidente y fallecer. En cualquier caso se convirtió él mismo en mito, pues durante mucho tiempo circuló por la región la superstición de que solía verse su espectro vagando por las inmediaciones de la gruta, a la que empezó a llamarse del Suizo.

Otra de las historias que se cuentan viene atestiguada nada menos que por Plutarco, según el cual Marco Craso, hijo de Licinio, el que compartió consulado con Julio César, llegó a Hispania huyendo de sus adversarios políticos Mario y Cinna. Sus aliados le ocultaron en la misma caverna, donde vivió varios meses hasta que llegó la noticia de la muerte de Cinna y pudo salir.

Pero aún es posible remontarse más atrás en el tiempo y llegar a la Prehistoria, identificando la caverna con el santuario de la diosa lunar Noctiluca -versión local de Cibeles- que la Ora Marítima de Festo Avieno dice que había junto al acantilado (es de origen marino, la única de Europa). Y con un poco de complicidad se puede distinguir una forma femenina en una de las rocas de su interior a cuyos pies aparecieron cenizas de huesos, acaso de algún sacrificio. Lo que sí es cierta es la presencia de pinturas rupestres y diversos objetos del Neolítico que actualmente se exponen en el Museo Arqueológico Nacional.

Hoy, por poco más de 3 euros se accede a la gruta mediante escalera y ascensor en diversos horarios según la estación y en paseo guiado. Marco Craso y Noctiluca dan nombre a dos de sus salas, a las que se suman la de la Virgen (por descubrirse el día del Pilar), la del Águila (por una formación rocosa con ese aspecto), la del Volcán (por el cambio de temperatura que se experimenta) y la de los Lagos (porque hay tres lagunillas). No obstante, es probable que muchos de quienes llegan hasta allí aprovechando los vuelos baratos a Málaga lo hagan atraídos más bien por el Festival Internacional de Música que en agosto se celebra en su interior por la magnífica acústica.

Foto: sobremálaga.com

El Ara Pacis

vuelos baratos a Roma

Los vuelos baratos a Roma permiten al turista descubrir cientos de monumentos con siglos o milenios de antigüedad en una ciudad que carece de Metro porque cada vez que se excava aparecen restos arqueológicos. Sin embargo hay uno, reconstruido, protegido y que ronda los dos mil años, que suele pasar desapercibido para el gran público pese a su importancia: el Ara Pacis.

Se trata de un altar de sacrificios, integrado en una estructura arquitectónica, que el Senado romano erigió para celebrar la pacificación de Hispania y la Galia por parte de Octavio Augusto, de ahí el nombre, Altar de la Paz. El lugar lo eligió el propio emperador: el Campo de Marte, una llanura habitualmente utilizada para maniobras militares que por entonces empezaba a urbanizarse y que también estaba destinada a acoger el mausoleo imperial y el Horologium, un gran reloj de sol. Se construyó entre los años 13 y 9 a. C con mármol de Carrara y unas medidas de 11 x 10 x 4,60 metros, sin techo, dotándoselo de dos puertas a este y oeste: la principal, para los sacerdotes; la otra para introducir hasta el ara central los animales a sacrificar, dos bueyes y un cordero. Lo inauguraron las vestales de Roma con una gran ceremonia.

La decoración exterior está basada en alto y bajorrelieves de clara influencia helenística (las Panateneas son muy parecidas), con cuatro alegorías en la fachada principal -aunque sólo se conservan dos, las de Gea y Eneas- y procesiones en las laterales, muy interesantes porque están representados todos los personajes de la época, desde la familia imperial a los senadores y demás cargos. En cuanto al ornato interior, consiste en frisos de guirnaldas y bucráneos (cabezas bovinas) por razones obvias.

Las crecidas del Tíber obligaron a levantar un muro de protección que tapaba el Ara Pacis, provocando que cayera en el olvido. No se volvió a saber de él hasta 1568, cuando los trabajos de construcción de un palacio sacaron a la superficie restos de esculturas y losas de mármol que se reaprovecharon para la nueva obra. Hubo que esperar a 1903 para que se llevaran a cabo las primeras excavaciones arqueológicas pero fue el gobierno de Mussolini el que, empeñado en rescatar los tiempos gloriosos del Imperio, mandó reconstruir el monumento aprovechando el segundo milenario del nacimiento de Augusto en 1938; las prisas llevaron a que se utilizara simple hormigón en vez de mármol.

Finalmente, tras algunas reformas en las décadas siguientes, en 1970 se erigieron alrededor unas paredes y techo que lo protegieran de la contaminación; en 1995 el arquitecto Richard Meier sustituyó esa estructura por otra acristalada que levantó cierta polémica por su aspecto excesivamente moderno.

La Casa Batlló

vuelos baratos a Barcelona

Al reservar vuelos baratos a Barcelona es casi obligatorio acercarse hasta el Paseo de Gracia y visitar la llamada Illa de la Discòrdia, una manzana en la que se juntan, pared con pared, algunos de los más famosos edificios modernistas de la ciudad: la Casa Lleó Morera de Domenech i Montaner, la Casa Amatller de Puig i Cadafalch, y la Casa Batlló de Antonio Gaudí. ¿Cuál es la más bella? He ahí la razón del nombre de la manzana.

A principios del siglo XX el potentado José Batlló encargó a Gaudí la remodelación de un edificio de su propiedad situado en el número 43 del Paseo de Gracia y que había sido construido por Emili Sala Casanovas en 1875. El arquitecto modernista se puso manos a la obra en su línea habitual, con la naturaleza como referente, tal como se aprecia especialmente en la fachada: recubierta con su clásico trencadís, es decir, pequeños fragmentos de teselas de colores procedentes de sobras, presenta el típico predominio de curvas subrayado por las columnas de formas óseas hechas de arenisca (que provocaron que se bautizara al conjunto como Casa de los huesos), los balcones con forma de antifaz conservados del diseño anterior y los amplios ventanales con vidrieras de la planta noble (que también dieron lugar a otro mote: Casa de los bostezos).

Esa planta noble corresponde a la planta principal, la vivienda de Batlló, cuya decoración interior corrió completamente a cargo de Gaudí en persona. Hoy pueden verse elementos integrados en la casa, como el techo en relieve o la fantástica chimenea, pero el mobiliario se conserva en el Museo del Parque Güell. Los otros pisos del edificio no fueron tocados por el arquitecto pero sí el patio de luces común, al que cubrió con una gran claraboya de hierro y cristal sostenida por arcos catenaicos que permitía una buena iluminación, subrayada por la degradación progresiva del color de los azulejos de las paredes desde el azul al blanco a medida que se va bajando.

Un desván, destinado a la servidumbre, edificado mediante una bóveda apuntada para la cual Gaudí se inspiró en el costillar de una ballena, es la última planta. Luego se halla la azotea, en la que destacan las chimeneas helicoidales -parecen bailar- de vidrio y cerámica rematadas por grandes bolas de cristal llenas de arena, un tejado peraltado y en talud cubierto con placas de cerámica que recuerdan las escamas de un dragón -el de San Jordi- y una torre cilíndrica desplazada a un lado para no ensombrecer a la casa contigua y rematada por una cruz de cerámica que Gaudí decidió poner pese a haberse resquebrajado durante la cocción porque así le gustaba más.

Con este edificio, restaurado en 1977 y 1999, Barcelona sumó un elemento más al Patrimonio de la Humanidad, pues la UNESCO lo declaró así en 1984. Abre de 9:00 a 20:00 y la entrada, gratis para menores de 6 años, incluye una audioguía.

Museo Americano de Historia Natural

El poder visual del cine ha permitido que podamos reconocer muchos lugares de Nueva York sin haber pisado nunca EEUU. Probablemente a muchos les sonará el Museo Americano de Historia Natural por una película ambientada en sus inacabables salas que ha gozado de cierto éxito comercial, Noche en el museo, donde el protagonista se codea con un Theodore Roosevelt revivido de su época de explorador, bastantes años antes de convertirse en el 26º presidente de EEUU; y es que Teddy fue uno de los entusiastas que apoyaron la idea fundacional de Albert S. Bickmore, junto al banquero J. P. Morgan, y por eso tiene estatua ante la fachada principal.

La primera sede, creada en 1869, se alojó en un viejo arsenal de Central Park. En 1874 los arquitectos Calvert Vaux y Jacob Wrey Mould empezaron a construir un edificio neogótico en el solar actual de Manhattan Square (en la 79ª street, al oeste del parque) que inauguraron tres años más tarde. Hoy ocupa varias manzanas con un total de 50.000 metros cuadrados donde se exhiben 30 millones de piezas, distribuidas en cuatro plantas, con exhaustiva información sobre la vida en el planeta Tierra, su evolución, los ecosistemas, etc.

Tras comprar la entrada, que se cobra bajo la filosofía del Pay as you wish (pagar lo que se quiera, aunque se sugieren 16 euros como base), el vestíbulo da la bienvenida al visitante a través de los esqueletos de enormes dinosaurios montados con sus huesos fósiles originales. A continuación se puede ir viendo las múltiples salas organizadas por temas y continentes: flora y fauna marina (con la reproducción a tamaño natural -29 metros- de una ballena azul capturada en 1925), biodiversidad, minerales (destacan algunas de las mayores gemas del mundo, como un topacio azul de más de 4 kilos, un rubí de 100 quilates y el Star of India, el zafiro más grande que existe, de 463 quilates), meteoritos (el más grande caído en EEUU se exhibe aquí), paleontología y animales en general, disecados o reproducidos con diferentes técnicas en dioramas que recrean escenas de su vida normal. También hay lugar para culturas indígenas americanas y el Planetario Hayden, en el anexo Rose Center of Earth and Space, donde modernas proyecciones de vídeo y efectos especiales desvelan los secretos científicos del universo.

Este museo es un complejo tan grande que puede uno despistarse fácilmente tras horas entre la colección expuesta y las mareas humanas que lo visitan (no fallan las excursiones escolares) , sumándose al millar de empleados. Por eso conviene no intentar abarcarlo todo de una vez cuando se conozca in situ gracias a los vuelos baratos a Nueva York.

Heineken Experience

Casi todos los usuarios de los vuelos baratos a Amsterdam terminan acercándose hasta Stadhpuderskade número 78, donde se alza lo que fue la antigua brasería Heineken, una fábrica de cerveza de 135 años de antigüedad edificada en 1867 y que funcionó como tal hasta 1988. Entonces se trasladó su actividad a otra sede y ésta fue reformada para crear el Heineken Experience, un museo a mayor gloria de la marca homónima.

Abierto de lunes a domingo entre las 10:00 y las 18:00 (atención, la taquilla cierra a las 17:30) Se trata de algo más que un simple museo. Ya lo dice su nombre, experience: la interactividad es la norma y se puede tocar, oler, saborear, crear… A lo largo de un recorrido de noventa minutos por tres plantas, que empieza con la emblemática estrella roja dando la bienvenida en un sinfín de idiomas, se pasa por un bar donde se aprende la historia de la cerveza mediante una proyección audiovisual tras la barra, una exposición de material Heineken (carteles, botellas, etiquetas, posavasos…), un granero donde captar aromas y gustos de los ingredientes de esta bebida (lúpulo, malta, cebada, etc) que a continuación pueden mezclarse en los calderos de cobre de la fábrica, e incluso las cocheras desde donde salía el producto para el reparto en carros de caballos.

Después de un descanso en una sala chill out con colchones en el suelo, música y vídeos psicodélicos en el techo, espera el bar para la primera degustación de cerveza. Luego llega el momento de la diversión en el Brew U (proyección de un vídeo en una sala con movimiento) y el Creative World (cada uno puede crear su propio vídeoclip y difundirlo por Internet). El visitante también puede diseñar de forma personalizada una botella que al final podrá llevarse de recuerdo. Las últimas dependencias están dedicadas a la publicidad de la marca y a la UEFA Champions League, de la que Heineken es patrocinadora.

Sólo queda la salida, a través de la tienda de merchandising, y canjear las dos fichas recibidas con la entrada por sendas consumiciones en el pub para amortizar los 15 euros pagados. Eso sí, es aconsejable haber comido algo antes si uno no quiere salir algo mareado y acabar mal de vuelta al centro de Amsterdam en el tranvía o el autobús.

Las Cuevas del Drach

vuelos baratos a Palma de Mallorca

Una de las principales atracciones de toda Mallorca la constituyen sus grutas naturales. Habiendo hablado ya de las de Artá, toca hoy echarles un vistazo a las del Drach, situadas en el municipio de Manacor, a medio kilómetro de un pequeño puerto pesquero, ahora más deportivo y turístico, llamado Porto Cristo.

Las Coves del Drach son un conjunto de 2,4 kilómetros de longitud y 25 de profundidad -hay que bajar 250 escalones- de origen cárstico y formado por tres cuevas conectadas entre sí: el Baño de Diana, el Teatro de las Hadas y la Ciudad Encantada. Aunque ya existían noticias documentales de ellas desde el siglo XIV, formalmente fueron descubiertas en 1878 por un suceso fortuito, cuando tres personas se perdieron en su interior durante más de un día. 18 años después el espeleólogo francés Edouard Alfres Martel las exploró científicamente por encargo del archiduque Luis Salvador de Habsburgo-Lorena, encontrando un gran lago subterráneo de 115 metros de longitud por 30 de ancho que hoy lleva su apellido.

Puede decirse que el sistema del Drach empezó a explotarse turísticamente en una fecha tan temprana como 1935. Ese año el ingeniero Carlos Buigas instaló un juego de iluminación que aún forma parte del espectáculo actual combinado con el concierto que ofrece en el lago Martel una orquesta de cámara desde tras barcas; durante 10 minutos interpretan piezas de Chopin, Offenbach, Caballero y Martini para un público que asiste desde un graderío instalado frente al agua. A su término la gente puede elegir entre salir por un puente o también en un bote. Antes habrán podido contemplar las magníficas formaciones de estalactitas y estalagmitas, formadas desde el Mioceno, en un recorrido en el que no se admiten fotos y cuya entrada cuesta 11,50 euros (gratis los niños menores de 8 años). Merece la pena destacar dos figuras acentuadas por el juego de luces: el Monje y el Cactus.

En el interior hay una temperatura media de 20 grados y una humedad del 80%, aunque la masiva afluencia puede dar la sensación de más calor -cosas de los vuelos baratos a Mallorca-. Por eso las plazas de entrada son limitadas. No obstante, una excursión hasta allí permite ver también otras cosas, y no hablamos sólo de los pavos reales que pasean por las inmediaciones sino del Serral dels Falcons, un torreón defensivo de 1575 para prevenir ataques berberiscos, o de las cercanas Cuevas del Hams.

Guadalest, castillos y museos

vuelos baratos a Alicante

Reservar alguno de los vuelos baratos a Alicante debería llevar implícita una visita a Guadalest, uno de los pueblos más turísticos y fascinantes de la provincia pese a su pequeño tamaño y a que no tiene playa.

Guadalest no está en la costa sino enclavado en las montañas que forman el valle del río homónimo, con un espléndido pantano al fondo y rodeado por agudos riscos que forman un magnífico sistema defensivo que en otros tiempos se aprovechó para construir castillos. Hay dos, concretamente. Uno, el más representativo al aparecer en casi todas las fotos y postales, es el musulmán de la Alcozalba (siglo XI), del que sólo quedan las ruinas de un torreón emergiendo de la roca y al que se acompaña de un pequeño campanario vecino. El otro es el de San José, conquistado por los cristianos en el siglo XIII y que fue semiderruido por un terremoto en 1644 y una explosión en 1708 durante la Guerra de Sucesión española.

El conjunto fue declarado Histórico-Artístico en 1974 y la villa está catalogada como Bien de Interés Cultural porque tiene la mayor proporción de museos per cápita de toda la provincia de Alicante: nada menos que nueve para doscientos quince habitantes. Se trata del espeluznante Museo Medieval de la Tortura (que puede completarse con los bajos del Ayuntamiento, prisión del siglo XII), la Casa de Orduña (del siglo XVII, aunque muestra mobiliario del XIX), Museo de Miniaturas (hay que verlas con lupa: los Fusilamientos de Goya pintados en un grano de arroz, la estatua de la Libertad en el ojo de una aguja, la Maja desnuda pintada en el ala de una mosca, etc); Museo Microgigante (de miniaturas y esculturas gigantes); Etnológico; Antonio Marco (de belenes y casa de muñecas); Ribera Girona (arte contemporáneo de este artista); Museo de Saleros y Pimenteros (nuevo centro ubicado en el castillo); y la Colección de Vehículos Históricos (un centenar de motos y coches de los años veinte a los setenta).

A pesar de las oleadas de turistas que desembarcan en el pueblo, a la parte más antigua hay que llegar a pie a través de un túnel abierto en la roca, lo que no hace sino aumentar el encanto del lugar. Hay que insistir en lo de los vuelos económicos.

La Caldera de Bandama

vuelos baratos a Gran Canaria

Uno de los paisajes más bonitos de Gran Canaria se puede encontrar recorriendo la sinuosa carretera de seis kilómetros que parte desde el sur de Tafira Alta y llega hasta un mirador en la cumbre del Pico de Bandama. No tiene una gran altura, 569 metros, pero la panorámica desde lo alto es impresionante, abarcando toda la isla y, si el día es despejado, llegando a vislumbrar incluso Fuerteventura.

Pero no es necesario echar la mirada al horizonte para disfrutar. Basta con volver los ojos hacia abajo, a la caldera volcánica formada por una explosiva erupción hace miles de años: el cráter dejó salir coladas de lava antes de colapsar sobre sí mismo y volver a quedar cerrado, originando este bello paisaje. Son 220 metros de profundidad por un millar de diámetro jalonados por estratos y cenizas de varios tipos, aunque la mayor parte de la superficie aparece hoy cubierta de vegetación, desde naranjos hasta palmeras pasando por higueras, eucaliptos y el típico matorral con pitas. Debe su nombre al comerciante holandés que en el siglo XVI cultivaba viñedos en el fondo; se llamaba Daniel van Damme y estaba casado con una mujer canaria, Juana Vera.

Los más osados pueden bajar por un sendero. Allí todavía encontrarán alguna que otra plantación local y el yacimiento arqueológico de la Cueva de los Canarios, una gruta natural empleada por los pueblos primitivos como vivienda y almacén. Todo el conjunto ha sido declarado Paraje Natural de Interés Nacional y Punto de Interés Geográfico, formando parte del Paisaje Protegido de Tafira junto con el pico.

Los vuelos baratos a Gran Canaria no sólo permitirán esta excursión para ver el entorno. En 1891 los vecinos de la comunidad británica en la isla construyeron al sur del pico Bandama el Real Club de Golf de Las Palmas, que es el más antiguo de España.