Museo de Arte Sacra de Santiago de Compostela

vuelos baratos a Santiago de Compostela

Estamos en 2010, Año Jacobeo. Excusa magnífica para visitar Santiago de Compostela, la recoleta capital gallega, recorrer su precioso y bien conservado casco antiguo, respirar el aroma de la espiritualidad y solazarse con el espectáculo de los peregrinos en la plaza del Obradoiro. Todo esto y más podrás disfrutar gracias a las ofertas de vuelos baratos que han convertido el aeropuerto de la ciudad en uno de los más vivos del norte de España.

Una de las visitas que te podemos sugerir es la del Museo de Arte Sacra, que está estrechamente ligado al origen del culto jacobeo porque en el siglo IX, poco después de encontrarse el presunto cuerpo del Apóstol, el rey Alfonso II fundó un monasterio benedictino, el primero de la ciudad. Los doce monjes tenían la misión de custodiar las reliquias, fomentar ese culto y atender a los peregrinos, y así lo hicieron durante siglos hasta que tuvieron que marcharse en 1499. Su hueco fue ocupado por una comunidad de monjas de clausura que dedicaron el cenobio a un niño cristiano martirizado en Córdoba, San Paio (Pelayo), cuya imagen degollada preside la fechada del edificio. Éste ya no conserva prácticamente ningún vestigio del original románico, puesto que fue demolido y sustituido entre los siglos XVII y XVIII por el barroco que puedes ver hoy, donde hay una hospedería monástica, una residencia universitaria y un colegio de educación infantil.

Es un lugar de cierta bizarría y sobriedad, con uno de sus muros haciendo de cierre de la Plaza de la Quintana; el mismo en el que, junto a una gran cruz, hay una placa en memoria de los estudiantes compostelanos que organizaron el llamado Batallón Literario para alzarse contra las tropas francesas durante la invasión napoleónica. Conviene recordar que la de Compostela es una de las universidades más antiguas de España y fue precisamente en este monasterio donde nació, pues en el siglo XV era sede del predecesor de dicha institución, el Estudio Vello.

A través de la iglesia monacal, de cruz griega, se accede al museo. Éste está estructurado en varias secciones: la de orfebrería muestra piezas de misa hechas de metales preciosos desde el siglo XV a nuestros días; la de ornamentos religiosos hace otro tanto con vestiduras religiosas; la escultura aglutina obras de madera y piedra, destacando el Cristo del siglo XIII procedente de la antigua iglesia románica; la diplomática conserva documentos del archivo desde el siglo X; y la de pintura consiste en óleos de temática religiosa. No obstante hay algunas piezas que merecen la consideración de especiales: una edición de 1610 de la Regla de San Benito, un relicario de plata que contiene el brazo de San Paio y el altar que acompañaba originalmente al sarcófago de los restos del Apóstol, regalado por el obispo Xelmírez al convento para sustituirlo por otro más fastuoso.

Si decides reservar billete en uno de los mencionados vuelos baratos a Santiago de Compostela tienes la ventaja de que en Año Jacobeo el museo abre todo el año. Y una última recomendación: las monjas venden exquisitos dulces artesanos.

Foto: skyscrapercity.com