La Tate Gallery de Londres

vuelos baratos a Londres

Londres tiene varios importantes museos de arte, alguno de los cuales hemos comentado ya, como la National Gallery. Ésta suele confundirse con la Tate Gallery pero se trata de sitios distintos. No te líes cuando aproveches las ofertas de vuelos a la capital británica.

La Tate se construyó gracias al mecenazgo de sir Henry Tate, un magnate del azúcar, a finales del siglo XIX, cuando éste unió su colección victoriana a las de otros potentados dispuestos a crear un gran centro de arte nacional. El conjunto resultante es una colección de pinturas y esculturas desde el siglo XVI al XX que desde el año 2000 se reparte en dos sedes principales (aunque en 1988 y 1993 se crearon también la Tate Liverpool y la Tate St. Ives). La primera, Tate Gallery for British Art, en un edifico clásico del barrio de Westminster (metro Pimlico), junto al Millbank, de cara al Támesis, está reservada para el arte británico, tal como indica su nombre. Traspasando la fachada principal, de estilo clásico con escalinata y frontón a la manera griega, una rotonda distribuye el espacio interior: la mayor parte de los fondos se exhiben en 30 salas de la planta baja ordenados cronológicamente desde 1550 hasta la actualidad: Stubbs, Van Dyck, Gainsborough, Constable, los prerrafaelitas… Bajando al sótano encontrarás las obras gráficas y las exposiciones temporales.

Mención aparte merece el ala izquierda del museo, la denominada Clore Gallery, dedicada en exclusiva al pintor William Turner, con obras como Aníbal cruzando los Alpes o Entierro en el mar y un premio anual para el mejor artista británico menor de cincuenta años. Es importante señalar que aunque aquí te mencionamos las obras más destacadas, debes tener en cuenta una particularidad de este centro: cada año se cambian los lienzos expuestos al público siguiendo la política de resaltar el valor de todas y cada una de las piezas, de manera que es posible que cuando hagas la visita no encuentres tus preferidas. O sí, con un poco de suerte.

La otra sede es la Tate Gallery of Modern Art, enclavada también junto al río pero en la otra orilla, en Southwark, frente a la City y al lado mismo del Teatro Globe, donde Shakespeare representaba sus obras. Ocupa el edificio de la antigua central eléctrica de Bankside, un enorme lugar acristalado reformado por los suizos Herzog & De Meuron de forma idónea para exponer los movimientos artísticos del siglo XX. Allí podrás contemplar los trabajos de Matisse, Kandinsky, Picasso, Liechenstein, Bacon, Pollock, etc. No olvides que también hay una importante colección de escultura cuyas obras más emblemáticas quizá sean El beso de Rodin y La Fuente de Marcel Duchamp.

Hay muchos vuelos baratos a Londres que te pueden llevar en muy poco tiempo, de manera que no resulta difícil improvisar una fin de semana o un puente en la capital británica.