Archivos mensuales: enero 2010

Museo de Arte Sacra de Santiago de Compostela

vuelos baratos a Santiago de Compostela

Estamos en 2010, Año Jacobeo. Excusa magnífica para visitar Santiago de Compostela, la recoleta capital gallega, recorrer su precioso y bien conservado casco antiguo, respirar el aroma de la espiritualidad y solazarse con el espectáculo de los peregrinos en la plaza del Obradoiro. Todo esto y más podrás disfrutar gracias a las ofertas de vuelos baratos que han convertido el aeropuerto de la ciudad en uno de los más vivos del norte de España.

Una de las visitas que te podemos sugerir es la del Museo de Arte Sacra, que está estrechamente ligado al origen del culto jacobeo porque en el siglo IX, poco después de encontrarse el presunto cuerpo del Apóstol, el rey Alfonso II fundó un monasterio benedictino, el primero de la ciudad. Los doce monjes tenían la misión de custodiar las reliquias, fomentar ese culto y atender a los peregrinos, y así lo hicieron durante siglos hasta que tuvieron que marcharse en 1499. Su hueco fue ocupado por una comunidad de monjas de clausura que dedicaron el cenobio a un niño cristiano martirizado en Córdoba, San Paio (Pelayo), cuya imagen degollada preside la fechada del edificio. Éste ya no conserva prácticamente ningún vestigio del original románico, puesto que fue demolido y sustituido entre los siglos XVII y XVIII por el barroco que puedes ver hoy, donde hay una hospedería monástica, una residencia universitaria y un colegio de educación infantil.

Es un lugar de cierta bizarría y sobriedad, con uno de sus muros haciendo de cierre de la Plaza de la Quintana; el mismo en el que, junto a una gran cruz, hay una placa en memoria de los estudiantes compostelanos que organizaron el llamado Batallón Literario para alzarse contra las tropas francesas durante la invasión napoleónica. Conviene recordar que la de Compostela es una de las universidades más antiguas de España y fue precisamente en este monasterio donde nació, pues en el siglo XV era sede del predecesor de dicha institución, el Estudio Vello.

A través de la iglesia monacal, de cruz griega, se accede al museo. Éste está estructurado en varias secciones: la de orfebrería muestra piezas de misa hechas de metales preciosos desde el siglo XV a nuestros días; la de ornamentos religiosos hace otro tanto con vestiduras religiosas; la escultura aglutina obras de madera y piedra, destacando el Cristo del siglo XIII procedente de la antigua iglesia románica; la diplomática conserva documentos del archivo desde el siglo X; y la de pintura consiste en óleos de temática religiosa. No obstante hay algunas piezas que merecen la consideración de especiales: una edición de 1610 de la Regla de San Benito, un relicario de plata que contiene el brazo de San Paio y el altar que acompañaba originalmente al sarcófago de los restos del Apóstol, regalado por el obispo Xelmírez al convento para sustituirlo por otro más fastuoso.

Si decides reservar billete en uno de los mencionados vuelos baratos a Santiago de Compostela tienes la ventaja de que en Año Jacobeo el museo abre todo el año. Y una última recomendación: las monjas venden exquisitos dulces artesanos.

Foto: skyscrapercity.com

Museo Nacional de Arte de Bucarest

vuelos baratos a Bucarest

Si tienes previsto tomar uno de los vuelos baratos a Bucarest, una de las visitas más importantes de la ciudad es el Museo Nacional de Arte, situado en la calea Victoriei número 49-53. Es ésta la avenida más antigua de la capital, surgida en 1692 a partir del complejo destinado a hospedaje de viajeros y comerciantes foráneos, que en aquellos tiempos quedaba en las afueras. Hoy sólo sobrevive la biserica Kretzulescu y el resto se ha convertido en el centro de la ciudad, aledaño de la plaza de la Revolución: un lugar emblemático de la historia reciente de Rumanía desde el que en 1989 la televisión retransmitió la revolución surgida contra Nicolae Ceaucescu y los últimos momentos del dictador, tras su huida en helicóptero desde la terraza de la sede del Partido Comunista, su posterior arresto y su ejecución.

Algunos edificios de la zona aún tienen impactos de bala de entonces pero otros, en cambio, han sido cuidadosamente restaurados para su uso público cultural. Es el caso del mencionado museo, que tiene su sede en el antiguo Palacio Real encargado por el rey Carol II en 1927 al francés Gottereau tras el incendio del predecesor Palacio Golescu . El arquitecto galo lo concibió en estilo neoclásico y terminó las obras en 1935, pero la familia real no tendría tiempo de disfrutarlo apenas. El estallido de la Segunda Guerra mundial aupó al gobierno al fascista Ion Antonescu hasta que en 1944 el nuevo monarca Mihail encabezó un golpe de estado y le derribó.

Sin embargo él mismo tendría que abandonar el trono y marchar al exilio al quedar Rumanía tras el Telón de Acero. En 1948 el palacio fue nacionalizado y pasó a albergar las colecciones reales de arte, ahora expropiadas y convertidas en patrimonio de los ciudadanos. Además se les añadieron otras recopiladas con piezas recopiladas por todas las regiones del país y las aportaciones de nuevos artistas.

Los fondos del museo quedan estructurados así en tres grandes secciones: galería de Arte Medieval rumano, un impresionante conjunto de iconos, manuscritos y objetos religiosos de todo tipo, muchos de ellos elaborados en metales preciosos; galería de Arte Moderno, formado por obras de artistas locales contemporáneos desde 1900 (Constantin Brancusi, Theodor Aman, Gheorghe Tattarescu…); y galería de Arte Europeo, que aglutina lienzos de maestros europeos de todos los tiempos como El Greco, Van Eyck, Rubens, Courbet, Delacroix, Pisarro, Signac, Manet, Renoir o Sisley y esculturas de Rodin y Camille Claudel entre otros muchos. También hay nombres españoles en la lista, como Alonso Cano o Zurbarán, por ejemplo.

Es interesante una visita por esta calle del Victoria cuyo nombre evoca la independencia del país en 1878. Y es que en su entorno se encuentran otros palacios-museo que le dan a Bucarest ese aire monumental que le hizo ganarse el apodo de Pequeño París en los felices años veinte. Echa mano de los muchos vuelos económicos en oferta y podrás comprobarlo.

La Tate Gallery de Londres

vuelos baratos a Londres

Londres tiene varios importantes museos de arte, alguno de los cuales hemos comentado ya, como la National Gallery. Ésta suele confundirse con la Tate Gallery pero se trata de sitios distintos. No te líes cuando aproveches las ofertas de vuelos a la capital británica.

La Tate se construyó gracias al mecenazgo de sir Henry Tate, un magnate del azúcar, a finales del siglo XIX, cuando éste unió su colección victoriana a las de otros potentados dispuestos a crear un gran centro de arte nacional. El conjunto resultante es una colección de pinturas y esculturas desde el siglo XVI al XX que desde el año 2000 se reparte en dos sedes principales (aunque en 1988 y 1993 se crearon también la Tate Liverpool y la Tate St. Ives). La primera, Tate Gallery for British Art, en un edifico clásico del barrio de Westminster (metro Pimlico), junto al Millbank, de cara al Támesis, está reservada para el arte británico, tal como indica su nombre. Traspasando la fachada principal, de estilo clásico con escalinata y frontón a la manera griega, una rotonda distribuye el espacio interior: la mayor parte de los fondos se exhiben en 30 salas de la planta baja ordenados cronológicamente desde 1550 hasta la actualidad: Stubbs, Van Dyck, Gainsborough, Constable, los prerrafaelitas… Bajando al sótano encontrarás las obras gráficas y las exposiciones temporales.

Mención aparte merece el ala izquierda del museo, la denominada Clore Gallery, dedicada en exclusiva al pintor William Turner, con obras como Aníbal cruzando los Alpes o Entierro en el mar y un premio anual para el mejor artista británico menor de cincuenta años. Es importante señalar que aunque aquí te mencionamos las obras más destacadas, debes tener en cuenta una particularidad de este centro: cada año se cambian los lienzos expuestos al público siguiendo la política de resaltar el valor de todas y cada una de las piezas, de manera que es posible que cuando hagas la visita no encuentres tus preferidas. O sí, con un poco de suerte.

La otra sede es la Tate Gallery of Modern Art, enclavada también junto al río pero en la otra orilla, en Southwark, frente a la City y al lado mismo del Teatro Globe, donde Shakespeare representaba sus obras. Ocupa el edificio de la antigua central eléctrica de Bankside, un enorme lugar acristalado reformado por los suizos Herzog & De Meuron de forma idónea para exponer los movimientos artísticos del siglo XX. Allí podrás contemplar los trabajos de Matisse, Kandinsky, Picasso, Liechenstein, Bacon, Pollock, etc. No olvides que también hay una importante colección de escultura cuyas obras más emblemáticas quizá sean El beso de Rodin y La Fuente de Marcel Duchamp.

Hay muchos vuelos baratos a Londres que te pueden llevar en muy poco tiempo, de manera que no resulta difícil improvisar una fin de semana o un puente en la capital británica.

El Marais parisino

vuelos baratos a París

Si has aprovechado alguno de los vuelos baratos a París y paseas por el Marais, en la orilla norte del Sena, descubrirás un barrio muy diferente al original del siglo XIV, cuando creció al calor de su cercanía con la Corte del Louvre. Y, sin embargo, en cierto modo, es un reflejo actual de la privilegiada zona en que se convertiría tres centurias después; si entonces la nobleza erigió allí sus hotels, es decir, sus suntuosos palacetes, hoy es un lugar de alto standing con toques chic que ha atraído al colectivo gay para asentar su residencia.

Empecemos por el principio. Y al principio, como indica su propio nombre, el Marais (marisma) era un territorio pantanoso que no adquirió relevancia hasta el reinado de Carlos V. Luego vivió momentos de gloria con las residencias aristocráticas de las que aún se pueden ver algunos buenos y bellos ejemplos. Son los casos del renacentista Hotel Sully o del Hotel de Lamoignon, aunque los más destacados han sido reconvertidos en museos: así, el renacentista Hotel Carnavalet y el Hotel le Peletier de St. Fargeau ilustran conjuntamente la Historia de la ciudad desde época romana hasta la actualidad, mostrando, entre otras originales piezas, una maqueta de La Bastilla fabricada con la piedra original o la última carta de Robespierre, aún con restos de sangre; el Hotel Liberal Bruand es un museo de cerraduras (!); el Hotel Salé acoge el Museo Picasso, la más importante colección sobre el artista; y, ya en el número 6 de la preciosa Place des Vosgues, donde antaño se celebraban justas y torneos, puedes visitar la casa de Victor Hugo, autor de Los Miserables y Nuestra Señora de París.

Y eso que el Marais superó una etapa de cierto abandono en el siglo XIX. Pero fue redescubierto y restaurado, declarándose como patrimonio protegido la práctica totalidad del barrio. En torno a sus calles principales, como la rue des Rosiers que acogía a la población judía de París, brotaron galerías de arte y boutiques de moda, restaurantes de varios tenedores y tiendas de antigüedades. También museos, como hemos mencionado, aunque nos falta reseñar otros igual de interesantes: el Museo Cognacq-Jay, de pinturas y muebles dieciochescos, y el Museo Kwok-On, dedicado al arte del teatro oriental. Un último atractivo es el cementerio de Pere-Lachaise, cuyas tumbas famosas visitan los turistas exactamente igual que si de un museo se tratara: aquí están enterrados pintores impresionistas, mariscales de Napoleón, escritores inmortales -valga la ironía- y cantantes malditos.

¿No te animas a pasear por este entorno acomodado y tranquilo? Desde luego, no será por falta de ofertas de vuelos.

El Palacio del Tiempo en Jerez

vuelos baratos a Jerez

Una de las visitas que debes hacer si aprovechas los vuelos baratos a Jerez es al Palacio del Tiempo. Se trata de un museo que contiene una de las colecciones de relojes antiguos más importantes de Europa y, por tanto, del mundo: 302 piezas fabricadas entre los siglos XVIII y XX con la excepcional particularidad de que todas ellas se hallan en perfecto funcionamiento.

Para contemplarlos debes acudir al antiguo palacio de La Atalaya, un edificio neoclásico-victoriano rodeado de bellos jardines por los que deambulan pavos reales. Ésta fue la sede elegida en 1973 para el Museo de Relojes de Jerez de la Frontera, institución que inició su andadura con una exposición de piezas procedentes del Convento de los Capuchinos; los monjes las habían recibido en herencia de la condesa de Gavia. Eran 152 artilugios que pronto vieron engrosado su número con otros 74 de la colección Pedro León y, luego, con otro centenar más.

Están expuestos por nacionalidades en el ala derecha del palacete, que fue objeto de una serie de obras de revestimiento y adecuación para ello. En 2002, siguiendo las últimas técnicas museísticas, se añadieron una serie de gadgets como hologramas, juegos de luz y sonido, etc. Un conservador se ocupa de que todos los relojes estén sincronizados y funcionando, cuidados que permiten un momento mágico a las doce del mediodía, cuando todos ellos suenan a la vez.

El más antiguo es italiano -el único de esta nacionalidad-, un reloj-chimenea de 1670 fabricado en ébano incrustado de piedras preciosas. Los materiales nobles son una constante, predominando bronce, mármol de Carrara, lapislázuli, cristal, marfil y maderas de alta calidad. Los relojes de bolsillo, en cambio, suelen ser de oro o plata, a menudo ornamentados con perlas y esmaltes. La temática es variada: desde la mitología clásica a las escenas costumbristas, pasando por motivos orientales u homenajes a grandes personalidades. Algunos poseen características realmente originales, caso de los relojes-esqueleto (es decir, los que tienen su maquinaria a la vista) o los autómatas, aquellos cuyo movimiento que no se reduce sólo a las manecillas sino que se extiende a las figuras de su decoración.

La colección, que pertenece actualmente a la Fundación Andrés Ribera, puede verse por 6 euros en una visita de tres cuartos de hora. El precio incluye también la entrada al centro de interpretación del típico vino local porque éste, denominado el Misterio de Jerez, también se ubica en el palacio de La Atalaya. Tarifas acordes, pues a las de los vuelos económicos que te llevan a hacer este viaje.

Foto: commons.wikimedia.com

Central Park

vuelos baratos a Nueva York

Si aprovechas la oferta de vuelos low cost para acercarte a la ciudad de los rascacielos es obligada una visita obligada a la Milla de los Museos, a la que dedicamos un post en nuestro blog hermano Vuelos Ahora. Pero es que no se puede ver esta zona de la Gran Manzana y dejar pasar su pulmón aledaño, Central Park.

Más de uno se sorprenderá de saber que la voracidad inmobiliaria ya existía a principios del siglo XIX. En 1811, mientras Napoleón mandaba en Europa, una comisión municipal de Nueva York preveía edificar la isla de Manhattan casi en su totalidad argumentando que no había ríos para crear espacios abiertos. Afortunadamente, un puñado de ciudadanos concienciados, entre los que se hallaban el escritor Washington Irving y el director del diario Evening Post, exigieron un parque. Así fue cómo en 1853 se adquirió una lengua de 4.000 metros de longitud por 800 de ancho y un total de 3,41 kilómetros cuadrados entre la Octava y la Quinta avenidas y se desahució a los casi dos millares de residentes, negros libres e inmigrantes alemanes e irlandeses que habitaban en una serie de poblados miserables.

A lo largo de 16 años, hasta su finalización en 1873, pantanos y ciénagas fueron desecados, millones de toneladas de tierra asentaron el terreno y los diseñadores que ganaron el concurso convocado, Frederick Law Olmsted y Calvert Vaux, lo llenaron de puentes, senderos, lagos artificiales y otros ornamentos. Lamentablemente nadie previó las labores de mantenimiento y el parque fue decayendo poco a poco, con árboles muertos que no se retiraban, césped que crecía sin cortar y aguas cada vez más sucias. La Gran Depresión del 29 devolvió al lugar su uso original, con miles de familias arruinadas montando chabolas en el recinto hasta formar una auténtica ciudad lumpen dentro de la otra.

En 1934, al calor de la recuperación económica dictada por el New Deal, Central Park recobró su lustre e incluso fue dotado de instalaciones deportivas, convirtiéndose en uno de los lugares emblemáticos de la ciudad. Sólo durante los años setenta volvió a sufrir una degradación focalizando el vandalismo de las bandas de delincuentes típicas de la época. Luego se acometió un plan de seguridad y desde entonces es uno de los parques más seguros del mundo, donde se reúnen millones de turistas, los artistas dan espectáculos al aire libre (conciertos, teatro) y los deportistas disponen de un excepcional escenario para entrenar.

En Central Park puedes encontrar tres lagos. El mayor, llamado Reservoir, es navegable en barcas -tiene 12 metros de profundidad- y está circundado por una pista para correr; de los otros cabe destacar el Lake (así a secas), que en invierno se congela y permite practicar patinaje sobre hielo. También dispone de grandes praderas para descansar al sol, como la Great Lawn y una serie de equipaciones arquitectónicas de las que merecen citarse el castillo de Belvedere (victoriano, de 1865, usado como observatorio meteorológico), el Dairy (centro para visitantes), el Ramble (un sector boscoso perfecto para la ornitología) y el Wildlife Conservation Center (mini-zoo).

Ya sabes, aprovecha alguno de los vuelos baratos a Nueva York y disfruta de uno de los símbolos de la ciudad fotografiándote junto a monumentos como la estatua de bronce en la que Alicia, el Sombrerero loco y el conejo toman el té, la Aguja de Cleopatra (un auténtico obelisco egipcio) o el Strawberry Fields, erigido en memoria de John Lennon frente al edificio Dakota, donde fue asesinado el popular ex-Beatle.

El mercadillo hippie de Las Dalias, Ibiza

vuelos baratos a Ibiza

Uno de los sitios más típìcos y tópicos de Ibiza es el mercadillo de Las Dalias. Este lugar no sólo dinamizó buena parte de la vida ibicenca sino que la dotó de ese aura hippie de la que ya nunca se desprendió -aunque con altibajos-, hasta el punto de que surgieron otros similares en diversos puntos de la isla y hasta 20.000 turistas hacen excursiones para visitarlo en los días punta del verano; los vuelos baratos facilitan aún más la labor, claro.

Las Dalias se halla en los alrededores de San Carlos, en el extremo noroeste insular, y nació de la forma más sencilla, casi vulgar: fue en 1954 como simple bar de carretera al que se añadió una sala de baile para los vecinos. El responsable, un carpintero llamado Joan Mari, supo ver el tirón que podía suponer la llegada masiva del turismo, que entonces estaba empezando a entrar en efervescencia, y se abrió a las posibilidades de ofrecer un espectáculo tras las barbacoas que se hacían al aire libre, en el jardín. Entonces, al reclamo, llegaron los hippies.

Este peculiar colectivo empezó a acercarse en plena sobremesa, durante los citados espectáculos, para vender su mercadería artesana y sumarse a la fiesta improvisando sus propios mini-conciertos. De esta forma se inició una costumbre que fue creciendo con el paso de los años. En los ochenta la cosa tenía la suficiente repercusión como para que los artistas que grababan en los prestigiosos estudios ibicencos despidieran su estancia dando una fiesta en Las Dalias. Grupos como Barón Rojo, La Frontera, Barricada, UB40 e individualidades como Mike Oldfield o Bob Geldof son algunos de los que pasaron por allí.

También en esa década, hacia 1985, se instalaron los primeros puestos fijos. Fueron cinco y entonces nadie imaginaba que algún día llegarían a pasar de doscientos ni mucho menos a convertirse en objetivo de los touroperadores. Destacan una jaima para delicias y tés orientales, una barraca de comida rápida y un jardín con aforo para seiscientas personas en el que los artistas locales pueden exponer los primeros viernes de cada mes; es una exposición nocturna y gratuita. Además, cada semana se celebra una Namaste, fiesta de ambiente indio con actuaciones en directo.

Cuando elijas alguno de los vuelos baratos a Ibiza, darte una vuelta por Las Dalias puede ser una buena ocasión de respirar el tradicional aroma hippie -sándalo e incienso son omnipresentes- que ha caracterizado la isla balear desde hace ya cuarenta años. No es el único, pues es importante también el de Es Canar, pero ya lo veremos en otra ocasión.

Museo de Bellas Artes de Sevilla

vuelos baratos a Sevilla

Hay que coger alguno de los vuelos baratos a Sevilla para poder visitar la que se considera segunda pinacoteca más importante de España, ubicada en la plaza del Museo, con una estatua de Murillo presidiendo simbólicamente su entrada.

La sede de esta institución fue el convento de la Merced Calzada de la Asunción. La orden que lo ocupaba, fundada por Fernando III tras la reconquista de Sevilla a los musulmanes, residió tras sus muros mudéjares durante siglos hasta que en 1603 se derribó para levantar un nuevo edificio barroco. Una curiosidad: el escritor Tirso de Molina fue uno de los habitantes temporales del monasterio. Pero en 1835 los tiempos estaban revueltos. El ministro de Hacienda Mendizábal dictaba su famosa orden de desamortización, obligando a los frailes a abandonar su casa, que pasó a convertirse en un museo que acogía obras religiosas de todos los cenobios desamortizados.

El edificio experimentó tres remodelaciones. Una fue en la segunda mitad del siglo XIX y consistió en un alicatado con azulejos procedentes de conventos vacíos; otra, entre 1942 y 1945, cambió la fachada principal y convirtió la sacristía en el llamado Patio de las Conchas; la tercera se llevó a cabo entre 1985 y 1993 y supuso una rehabilitación total.

La fachada que puedes ver hoy en la plaza es la que antes estaba en la angosta calle Bailén. La diseñó Miguel de Quintana en 1729 con columnas salomónicas enmarcando una gran hornacina en la que están la Virgen de la Merced, San Pedro Nolasco (fundador de la orden, cuyo escudo preside el monumento) y Jaime I de Aragón. Respecto al interior, es obra de Juan de Oviedo y consta de tres patios ajardinados unidos por una escalera, además del vestíbulo azulejado y la iglesia.

Como decíamos antes, la colección se formó con obras de los conventos expropiados, por eso predomina la temática religiosa, aunque las donaciones particulares del siglo XIX la enriquecieron con otro tipo de piezas aparte de los lienzos: cerámicas, tapices, muebles, armas… Todas ellas se exhiben en la Casa-museo. No obstante, lo verdaderamente importante son las pinturas, distribuidas en dos plantas por catorce salas. En la baja encontrarás las obras medievales, renacentistas, las de pequeño formato, las del pintor Francisco Pacheco y las de grandes maestros sevillanos del Barroco, como Murillo. En la planta alta continúa el Barroco sevillano con los discípulos del anterior más Valdés Leal, Zurbarán y Velázquez, todos ellos nacidos en la capital andaluza; también hay secciones para el Barroco europeo (Lucas Cranach, por ejemplo), pintura del siglo XVIII y el Romanticismo decimonónico (Valeriano Bécquer, el hermano del poeta).

El Museo de Bellas Artes de Sevilla merece una visita, pues es difícil encontrar reunidos a tantos genios de arte con algunas de sus obras clave: la Inmaculada (Valdés Leal), San Hugo en el refectorio (Zurbarán), la Virgen de la Servilleta (pintada por Murillo sobre una servilleta), etc. Tenlo en cuenta cuando pongas el nombre de la ciudad en tu buscador de vuelos.

Puerto Madero, Buenos Aires

vuelos baratos a Buenos Aires

Si has adquirido billete en alguno de los vuelos baratos a Buenos Aires te conviene ir repasando este blog para hacerte una idea de lo que vas a ver cuando llegues. Hoy vamos a ver uno de los barrios más caros de la capital argentina: Puerto Madero.

En la segunda mitad del siglo XIX fue haciéndose patente que el puerto de Buenos Aires resultaba insuficiente para absorber la cada vez mayor cantidad de navíos que arribaban trayendo mercancías e inmigrantes. Además, el escaso calado del muelle obligaba a los buques a fondear alejados de la orilla, teniendo que realizarse la descarga en lanchas. De ahí que, de entre varias ideas presentadas, se decidiera aceptar la de Eduardo Madero, un comerciante local que llevaba abogando por la construcción de un nuevo puerto desde 1882. Su tenacidad terminó inmortalizando su nombre.

Madero presentó el proyecto más avanzado técnicamente, con un sistema de diques, puentes y esclusas. Las obras comenzaron en 1887 y terminaron diez años después… cuando ya se había generalizado en los navíos de la época un tamaño tan grande que el proyecto quedaba obsoleto para su misma inauguración. Esto obligó a asumir uno de los proyectos desechados anteriormente, el del ingeniero Luis Huergo, que consistía en hacer un nuevo puerto en otro lugar.

Puerto Madero moría al poco de nacer, convirtiéndose durante décadas en una zona degradada, con un estado de abandono en el que sólo las ratas se hallaban a gusto y sin que ninguna de las propuestas para su rehabiltación se concretara. Finalmente, la creación de la Corporación Antiguo Puerto Madero en noviembre de 1989 -¡casi un siglo después!- permitió acometer la recuperación de aquellas 170 hectáreas con una inversión de mil millones de dólares: se abrieron avenidas y calles bien pavimentadas y con nombres de famosas mujeres, se hicieron parques y plazas, se erigieron monumentos y se restauró el patrimonio histórico industrial.

La nueva imagen del barrio atrajo residentes -alrededor de 4.000 habitantes por kilómetro cuadrado- y comerciantes, configurando así su nuevo aspecto moderno y cosmopolita: rascacielos acristalados para oficinas, hoteles de lujo, restaurantes, facultades universitarias, grandes complejos cinematográficos… Las dársenas se llenaron de yates a vela, entre ellos la fragata Presidente Sarmiento (antiguo buque escuela de la Marina reconvertido en museo) e incluso arquitectos de prestigio aportaron su arte, como muestra el Puente de la Mujer, obra de Santiago Calatrava.

Es uno de los lugares de visita obligada cuando adquieras billete en alguno de esos vuelos económicos de los que hablábamos al principio.