Archivos mensuales: noviembre 2009

El desfiladero de los Gaitanes, Málaga

vuelos baratos a Málaga

Si estás mirando vuelos baratos a Málaga vamos a sugerirte una visita a un un paraje impresionante, una maravilla geográfica a la que puedes acceder desde la ciudad: el Desfiladero de los Gaitanes.

Enclavado en la parte occidental de la cordillera Bética, estás 2.016 hectáreas configuradas por el río Guadalhorce alcanzan los 3 kilómetros de longitud. La corriente ha ido excavando a su paso en las rocas caliza y dolomítica del período Jurásico hasta formar una estrecha garganta en la que también hay afloraciones rocosas del Mioceno. Estas paredes verticales parecen cortadas a pico y sus 300 metros metros de altura (700 en algún punto) dan la sensación de ser aún más abruptos a causa de la estrechez que llega a alcanzarse en algunos puntos entre ambas cornisas, sólo 10 metros. Un paraíso para escaladores, que podrán además solazarse contemplando de cerca las numerosas grutas cuyas bocas quedan fuera del alcance de quien no practique este deporte.

Pero si hay un elemento estrella en este paisaje es el llamado Caminito del Rey. Se trata de una pasarela de hierro en el segmento de la Peña Huma que está, literalmente, colgada del desfiladero a un centenar de metros del fondo del abismo. Fue construida entre 1901 y 1905 para comunicar los Saltos del Chorro y del Gaitanejo, propiedad de la Sociedad Hidrográfica del Chorro, y por ella circulaba el personal de la empresa para transportar materiales, realizar labores de mantenimiento, etc. Debe su nombre a que en 1921 la utilizó el rey Alfonso XIII para acudir a inaugurar la presa del Conde de Guadalhorce.

El Caminito del Rey podría ser uno de los grandes atractivos de esta ruta si reúnes valor suficiente para caminar por él con la espeluznante caída a la vista (apenas tiene un metro de ancho) y los buitres leonados volando alrededor; lamentablemente está cerrado al público desde el año 2000 debido a que su mal estado de conservación produjo ya varias muertes, por lo que tendrás que esperar a la rehabilitación prevista. Entonces podrás seguir su senda y llegar hasta el vistoso puente que une ambas laderas, desde el que sale un sendero peatonal que llega hasta la línea férrea de Córdoba a Málaga, que atraviesa el cañón mediante túneles (puedes ver la entrada en la foto).

En los alrededores puedes visitar el castillo de Álora, una fortaleza árabe derruida, y el balneario de Carratraca, que durante el siglo XIX vivió momentos de esplendor gracias a sus manantiales de aguas sulfurosas, aunque hoy en día es una sombra de lo que fue. Todo este conjunto de sensaciones naturales bien merece que revises tu buscador de vuelos ¿no?

El Palau Güell de Barcelona

vuelos baratos a Barcelona

Hablar de arquitectura en Barcelona es hablar de Modernismo. Y no se puede mencionar el Modernismo sin tener en cuenta la omnipresencia en la ciudad de Antonio Gaudí. Puedes comprobarlo en tu visita a la capital catalana cuando reserves algún vuelo.

Una de las primeras obras de este genial arquitecto fue el palacio Güell, encargado en 1886 (se terminó en 1890) por el industrial homónimo Eusebi Güell, que a la postre se convertiría en su mecenas habitual. El edificio, una versión del neogótico desarrollada de forma muy personal, se levantó en una calle muy estrecha que dificultaba la visión de la fachada; pero el encajonamiento en tan pequeña superficie queda compensado por el aprovechamiento genial de los espacios, especialmente en el interior: galerías, oquedades, tabiques esculpidos, cúpulas…

Gaudí rompió los usos dominantes hasta entonces con una fachada asimétrica (para la que barajó hasta 20 soluciones distintas) y una exhuberancia decorativa de inspiración mudéjar que con el tiempo se desarrollaría aún más y se convertiría en todo un estilo local. Las puertas, elípticas y con formas orgánicas de hierro forjado, son el prólogo de los arcos parabólicos que se encontrarán dentro y que se convertirán en un recurso muy frecuente de Gaudí. De hecho las líneas curvas dominan siempre su arte, como se puede comprobar ya desde la entrada, que tiene una rampa espiral para carruajes.

Pero la estancia estrella del Palau es, sin duda, el gran salón central, en torno al cual se colocaron las demás estancias. Dispuesto en tres plantas en altura que se iluminan gracias a una gigantesca cúpula cónica perforada por docenas de pequeños orificios redondos que simbolizan estrellas, aumenta su sensación de amplitud mediante el uso de columnas en lugar de paredes. Y es que en Gaudí arquitectura y decoración se funden en un solo concepto. Él mismo se ocupaba del diseño de los muebles, puertas y lámparas, en este caso con bastante abundancia de forjados: las lámparas del salón, por ejemplo, o las verjas del terrado, o el blasón con el escudo de armas de Cataluña que decora la fachada. Otro de sus materiales característicos, el azulejo, ya decora en el Palacio Güell las 20 fantásticas chimeneas de la terraza como precedente de la explosión colorista que vendrá después en la Casa Batlló o en el parque Güell, este último encargo del mismo mecenas.

El Palau Güell está en la calle Nou de la Rambla, al comienzo de ésta, muy cerca de Canaletas. Si escoges alguno de los vuelos baratos a Barcelona puedes hacer un tour modernista por la ciudad condal y éste sería un buen comienzo, pues fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1984.

El templo de Debod en Madrid

vuelos baratos a Madrid

Es posible que mucha gente no sepa que se puede visitar un auténtico edificio egipcio del Antiguo Egipto en Madrid. Se trata del templo de Debod, ubicado en el parque del Oeste, sobre los restos del cuartel de la Montaña. La próxima vez que busques ofertas de vuelos a la capital te recomendamos conocerlo.

Al igual que ocurrió con los templos de Abu Simbel y Filae, Debod corría el riesgo de quedar sumergido bajo las aguas del lago Nasser cuando se construyó la presa de Assuán. La intervención de la UNESCO permitió desmantelarlo pieza por pieza entre 1960 y 1961, almacenándolas en la isla Elefantina. Allí permanecieron diez años hasta que el Gobierno egipcio donó el complejo a España por la ayuda de ésta en los trabajos. Los 1.350 bloques fueron trasladados en barco desde Alejandría hasta Valencia y desde allí a a la capital, donde fueron reensamblados en 1971 reproduciendo el emplazamiento original y la orientación este-oeste. Los trabajos, dirigidos por el egiptólogo Martín Almagro, resultaron muy complicados por la deficiente documentación realizada en Egipto (apenas un plano y un boceto del alzado junto a fotografías sin referencias); sin embargo pudieron terminarse aplicando la técnica de anastilosis: reconstrucción de lo perdido con piedra de diferente color para distinguirlo.

Dos de los tres pilonos originales forman una vía hacia el templo sobre una plataforma rodeada por un estanque. El santuario está sostenido por cuatro columnas de capiteles florales y unidas por un pequeño muro. En la naos se guradaba una estatua de Amón de Debod, forma local del dios Cnum. Al contrario que los capiteles, los relieves están deteriorados y no queda rastro de pintura. Para procurar su conservación, el interior está climatizado.

El templo de Debod había sido erigido por Ptolomeo IV y Adijalamani de Meroe en la Baja Nubia, cerca de la Primera catarata, en el siglo IV a. C. sobre un núcleo anterior de dos siglos atrás en honor de Amón. Ptolomeo VI lo modificó, dedicándolo a Isis. Posteriormente hubo otras remodelaciones, algunas en época imperial romana, hasta que los cristianos lo cerraron, quedando como refugio de nómadas musulmanes.

Hay muchos vuelos baratos a Madrid para que puedas visitar este pedazo milenario del Cercano Oriente en suelo español. Es muy interesante porque, además de un precioso entorno con vistas a la sierra de Guadarrama, se puede visitar por dentro con guía.

La Sainte Chapelle de París

vuelos baratos a París

Si tomas uno de los vuelos baratos a París podrás pisar el umbral de la Puerta del Cielo. Así es cómo en la Edad Media llamaban los franceses a la Santa Capilla, una obra maestra del gótico diseñada, presuntamente, por el mismo arquitecto de Notre Dame, Pierre de Montreuil. Y eso que la mayoría no podían visitar la planta superior, más espectacular aún que la baja, porque estaba reservada a la realeza y la Corte.

Este singular edificio está concebido como un gigantesco relicario. Su patrocinador fue el rey Luis IX, un monarca tan pío que terminaría canonizado. Luis se dejó llevar por una moda de la época como era el coleccionismo de reliquias sagradas y, entre 1239 y 1241, se gastó una fortuna en comprar un lignum crucis, la punta de la lanza que se clavó en el costado de Cristo, la esponja con la que se secó su sangre y, sobre todo, la corona de espinas, vendida por el emperador Balduino II de Constantinopla. Fue mayor este desembolso -130.000 libras- que lo que costó construir la Santa Capilla donde debían guardarse dichas reliquias -40.000-.

La iglesia se terminó en 1248 como capilla palatina. Desde el exterior puedes ver una fachada estructurada en dos alturas, cada una con su correspondiente portada. Ambas apuntadas, con arquivoltas y parteluz, pues el estilo del edificio es gótico temprano, que en la modalidad francesa recibe el nombre de rayonnant. Siguiendo hacia arriba encontrarás el enorme rosetón (9 metros de diámetro), cuyos 86 cuarterones tienen escenas del Apocalipsis. Fue un regalo de Carlos VIII en 1485. Coronando el conjunto están los dos pináculos decorados con coronas de espinas.

El verdadero espectáculo, no obstante, está en el interior. La capilla de la planta baja, dedicada a la Virgen, era un oratorio para el pueblo llano que se quedaba estupefacto viendo aquellas paredes decoradas en oro y la bóveda pintada de azul con estrellas emulando la celeste (de ahí el nombre de Puerta del Cielo). Tiene tres naves -la central mucho más ancha- y los bajos pilares sirven para sostener, con las nervaduras casi al alcance de la mano, todo el peso del edificio. La capilla superior es aún más impresionante, no en vano se accedía sólo desde el palacio. Doce pilares, cada uno dedicado a un apóstol (representados en tallas de madera), separan las quince vidrieras de veinte metros de altura que representan un millar de escenas de la Biblia (Génesis, Éxodo, Deuteronomio, Libro de los Reyes, Nuevo Testamento…). En total 670 metros cuadrados de vitrales (junto con el rosetón) con predominio de azules, rojos y amarillos que combinan con otra bóveda celeste pintada en el techo.

En el exterior la Sainte Chapelle está coronada a los 75 metros por una aguja diseñada por Eugéne Viollet-le-Duc en 1853 para sustituir a las dos anteriores perdidas en incendios. Al lado está la figura de un ángel portando una cruz, colocada de forma que se pudiera desde todo París (en otros tiempos, claro). Quizá él veló para que la destrucción de la Revolución Francesa no afectara a la iglesia: fue reconvertida en oficina y, paradójicamente, las estanterías que se pusieron tapando las vidrieras sirvieron para mantenerlas a salvo.

Recuerda que en alguno de tus viajes baratos deberías visitar esta maravilla. Está en el 4 boulevard du Palais, parcialmente tapada por la Conciergerie (el Palacio de Justicia), en la isla de la Cité; justo frente a la catedral de Notre Dame.

Museo Arqueológico de Tenerife

vuelos baratos a Tenerife

En el antiguo Hospital Civil de la calle Fuente Morales están integradas tres entidades pertenecientes al Organismo Autónomo de Museos y Centros del Cabildo de Tenerife y que forman una sola, aunque con tres ramas: el Instituto Canario de Antropología, el Museo de Ciencias Naturales y el Museo Arqueológico. Aprovecha las ofertas de vuelos y en tu visita a la ciudad date una vuelta por este edificio neoclásico (declarado Bien de interés cultural en 1938) que te ofrece tres museos en uno.

El Arqueológico es el más importante porque contiene la mayor colección existente sobre la civilización y cultura guanche, el pueblo de origen bereber que habitaba las Islas Canarias antes de su conquista por Castilla en el siglo XV. Este museo se fundó en 1958 con fondos procedentes del Museo Municipal (que ahora se dedica exclusivamente a Bellas Artes) y de otros organismos públicos y privados. En 1980 amplió esa colección que, como es lógico, se centra en la prehistoria canaria en general y de Tenerife en particular, si bien hay otros fondos sobre culturas relacionadas procedentes de América (la precolombina) y África (Sáhara).

De la mencionada cultura aborigen se conservan grabados rupestres, ídolos, vasijas, cuentas de collar y ánforas, tanto griegas como romanas, además de varios cráneos humanos y de cabras (las cabras eran el ganado más importante de los guanches y solían enterrarse en las inhumaciones importantes). De todas esas piezas destaca una por original y polémica: la Piedra Zanata, una roca fusiforme que se identifica con un pez, cuyas caras están grabadas con inscripciones atribuidas a la civilización púnica; la polémica estriba en que muchos expertos la consideran una falsificación.

Pero, sin duda, la verdadera joya del museo es la sala de las momias. Merced a uno de los sistemas más avanzados que hay para conservación y exposición, el visitante puede asombrarse de los quince restos momificados que se muestran al público. Dos de ellos son momias traídas del museo argentino de Necochea pero el resto se hallaron en el archipiélago, aunque no siempre son cuerpos completos: lo son los tres adultos encontrados en el Barranco Badajoz, La Orotava y San Andrés (este último envuelto en pieles de cabra), el niño del Barranco del Infierno (también envuelto) y el feto de El Sauzal, aparte de otros de procedencia desconocida, como un feto más de seis meses; los demás restos, en cambio, son parciales (cabezas momificadas de Roque Blanco y Anaga, antebrazos, pies, manos…).

Exprime al máximo esos vuelos baratos a Tenerife y visita también el Instituto Canario de Bioantropología, que fue creado en 1993 y exhibe animales disecados de todo el planeta, además de algunos fósiles (entre ellos un trilobites y un diente de megalodón). La guinda de este pastel es el Museo de Ciencias Naturales, que desde 1951 trabaja para la conservación, investigación y difusión de minerales, flora y fauna de los archipiélagos macaronésicos (Canarias, Azores, Madeira, Cabo Verde e Islas Salvajes): los trabajos se publican en su revista anual Vieraea.

Foto: luisveagarcia.blogia.com

El South St. Seaport y el puente de Brooklyn

vuelos baratos a Nueva York

Nueva York se ha convertido en uno de los destinos favoritos para los turistas europeos y españoles gracias a la cotización del euro respecto al dólar. Y en consecuencia hay una gran oferta de vuelos a la ciudad de los rascacielos.

Una de las zonas emblemáticas que debes visitar es el South Street Seaport, lo que era el antiguo puerto decimonónico, sometido a un programa de rehabilitación en 1967 tras años de abandono y decadencia. Así, ya no encontrarás marineros y estibadores, pues han sido sustituidos por turistas cámara en ristre que deambulan entre los cafés, museos y centros comerciales que ocupan el lugar de las tabernas y burdeles de antes.

Las dársenas vuelven a rebosar embarcaciones pero ahora son elegantes balandros a vela y los edificios clásicos acogen en la actualidad locales de hostelería y tiendas de moda. Son los casos, por ejemplo, del Meyer’s Hotel, que en 1873 alojara a la pistolera Annie Oakley; o del Schenmerhorn Row, viejo almacén bicentenario de estilo georgiano donde ahora puedes elegir entre varios pubs; o del Cannon’s Walk, bloque de edificios de finales del siglo XIX y principios del XX transformado en mercado. En cambio sigue en activo el Fulton Fish Market, una lonja de pescado con una solera de más de ciento cincuenta años.

El South Street Seaport presenta otros indudables atractivos para el turismo: desde el Titanic Memorial, faro levantado en 1913 en Fulton Street en memoria de los náufragos del famoso transatlántico, a las tiendas-taller de artesanía naval, donde los carpinteros de ribera reparan botes y construyen maquetas de navíos o mascarones de proa ante el público, pasando por los barcos de recreo que hacen paseos por el East River o simplemente exhiben su aspecto clásico (veleros, transbordadores, vapores de ruedas) entre los muelles 15 y 16, justo antes del gran centro comercial situado en el 17.

Pero la atracción más destacada es el famoso puente que une Brooklyn con Manhattan. Diseñado por Johann August Robling, su muerte prematura obligó a su hijo a dirigir la construcción y a la mujer de éste a concluirla trece años después cuando él quedó inválido. Se inauguró en 1883 como el mayor puente colgante del mundo (1.825 metros de longitud) y sus pilares neogóticos de piedra y cemento sirven de anclaje para los cables de acero que sostienen seis carriles para vehículos y otro para peatones; están pensados para soportar cuatro veces más peso.

Cuando cojas uno de esos vuelos baratos a Nueva York asegúrate de hacerte una foto con el puente de fondo; es una de las imágenes más típicas y reconocibles. Woody Allen la inmortalizó en su película Manhattan.

La necrópolis de Puig des Molins

vuelos baratos a Ibiza

Los vuelos baratos a Ibiza no tienen por qué suponer sólo a sol, playa, discotecas y juerga noctámbula; la isla cuenta también con una importante oferta histórico-cultural. A los pies del monte Puig des Molins y cubriendo parte de sus laderas está la necrópolis púnica más grande y mejor conservada de esa civilización, siendo distinguida como Patrimonio de la Humanidad en 1999 (junto con el recinto Dalt Vila, el poblado fenicio de Sa Caleta y las praderas submarinas de posidonia). Debe su nombre al hecho de que antaño había en la cima unos molinos de viento del siglo XV.

Cuando los fenicios fundaron Eivissa a finales del siglo VII a. C. establecieron su cementerio razonablemente cerca de la Puig de Villa, separado por una vaguada que hoy corresponde a la calle Joan Xicó. Durante seiscientos años fue creciendo hasta alcanzar los 50.000 metros cuadrados y, como en época cartaginesa, romana y en la Baja Edad Media lo siguieron utilizando, se puede decir que permaneció en activo hasta el siglo VII d. C.

La necrópolis está formada por cerca de 3.000 hipogeos o cuevas subterráneas excavadas y cerradas con losas. Toda la ladera del monte está horadada por estas tumbas, de las que tres centenares son visibles desde la superficie. Algunas han sido acondicionadas con escaleras y luz para que se puedan visitar: son las correspondientes al sector noroeste (números del 6 al 13) y reciben el nombre de Hipogeos de la Mula porque fueron descubiertos en 1946 cuando se hundió el suelo al paso de uno de estos animales. Cada pozo ocupa una superficie de 15,7 metros cuadrados aproximadamente, lo que da una media de 637 hipogeos por hectárea; si tienes en cuenta que hay 5 hectáreas puedes hacerte una idea del vasto tamaño del lugar. Los ladrones pasaban de una tumba a otra sin necesidad de salir a la superficie: les bastaba perforar el tabique que las separaba.

Durante mucho tiempo los hipogeos fueron utilizados por los campesinos para plantar olivos. Pero en su origen se depositaban las urnas funerarias con los restos del difunto -inhumado o incinerado según la época- acompañado del correspondiente ajuar. La mayor parte de las joyas ha desaparecido pero se conservan lucernas, amuletos, monedas y, sobre todo, cientos de figurillas de cerámica con formas antropomórficas y animales. Muchas de ellas representan diosas (la fenicia Astarté, la cartaginesa Tanit y la griega Deméter, que venían a ser la misma), como la Dama de Ibiza, una estatua de arcilla de medio metro ricamente adornada, correspondiente al siglo III a. C. realizada a molde y que se cree que representa a Tanit; como todas las llamadas damas ibicencas, tiene una oquedad en su cabeza quizá para guardar reliquias o quizá para colocar ofrendas.

Todas estas piezas, se guardan en el Museo Monográfico de Puig des Molins, anexo a la necrópolis. Cuando mires Ibiza en el buscador de vuelos recuerda que la isla te espera para enseñarte esta interesante lección de Historia.

Foto: www.commons.wikipedia.org

La basílica del Santísimo Rosario en Buenos Aires

vuelos baratos a Buenos Aires

Ya es habitual encontrar Argentina entre las ofertas de vuelos de agencias e Internet. Y en muchos casos hay vuelos baratos a Buenos Aires, especialmente ahora que llega el invierno (allí es verano). Aunque se trata de un país joven, su capital aún destila el aroma de su fundación española y algunos de los lugares más destacados son un muestrario de los avatares históricos que se fueron sucediendo con el paso de los tiempos. Un buen ejemplo de esto es el conjunto formado por el convento de Santo Domingo y la basílica del Santísimo Rosario, en el primigenio barrio de Montserrat.

Esta iglesia empezó a construirse en 1751 en los terrenos del cenobio dominico; aún se conserva en la torre una veleta con forma de perro, alusión a los Domini canis (los perros del Señor). No habían terminado las obras -faltaban la techumbre y una de las torres- cuando en el año 1783 fue consagrada. Tiene un típico estilo colonial: tres naves, la central con bóveda de cañón corrido, las laterales con retablos y confesionarios de mármol y cúpula sobre crucero.

Pero buena parte de su interés estriba sobre todo en los acontecimientos bélicos que asolaron el sitio y la ciudad en general en el verano de 1807. Entonces, un ejército británico dirigido por John Whitelocke asaltó Buenos Aires por segunda vez en meses. La primera había corrido a cargo del general Beresford y el almirante Popham, que si bien pusieron en fuga al virrey Rafael de Sobremonte y tomaron la ciudad, hubieron de enfrentarse al surgimiento de una figura histórica que ocupó el puesto de Sobremonte, Santiago de Liniers: a Beresfords no le quedó más remedio que rendirse y volver por donde había venido. Sin embargo Popham no escarmentó y volvió a la carga, esta vez acompañado de Whitelocke, desde Montevideo. Todo inútil, máxime cuando Inglaterra había pasado ya a ser aliada de España contra Napoleón: la guerrilla urbana acorraló a los británicos en la iglesia y su aventura terminó igual que la anterior. De ese conflicto quedan hoy dos curiosidades para las cámaras del turista: unos tacos de madera en la torre que señalan los puntos de impacto de los cañonazos (tuvo que ser reconstruida) y las banderas del 71º Regimiento de Higlanders y de la Royal Navy que los vencidos hubieron de entregar y nunca recuperaron porque, les explicó Liniers, ahora pertenecían a la Virgen.

No fue la última de las vicisitudes del convento y su templo, ni mucho menos. Ya como país independiente (también se conservan dos banderas realistas de esa época), los dominicos fueron expulsados del país por el gobierno de Bernardino Ribadavia y el edificio se convirtió entonces en Museo de Historia Natural, con la torre utilizada como observatorio astronómico, un aula de Física y un gabinete meteorológico. Pero la Historia se recicla a sí misma y en 1835 los frailes obtuvieron permiso de otro presidente, Juan Manuel de Rosas, para regresar.

Desde entonces el complejo se vio aumentado con una nueva torre (1856) y un mausoleo que acoge los restos de los héroes de la Independencia Manuel Belgrano y Antonio González Balcarce. ¿Significaba esto la tranquilidad definitiva? Pues no. Aunque el siglo XX parecía ir en ese sentido con la consagración de la iglesia como basílica y la catalogación del conjunto como Monumento Histórico Nacional en 1942, aún habría de pasar por el doloroso trance de la quema de edificios religiosos de junio de 1955: aunque oficialmente se echó la culpa al comunismo, en realidad fue obra de los partidarios de Juan Domingo Perón como represalia por el intento de golpe de Estado y las acusaciones de anticlericalismo. El resultado: pérdida de valiosísimos documentos centenarios y destrucción del altar mayor.

Foto: commons.wikimedia.org