La plaza de Oriente

vuelos baratos a Madrid

Ya que en el último post hablamos del Palacio Real es conveniente tratar también el espacio que le sirve de antesala. Es curioso que una de las plazas más importantes de Madrid, escenario de discursos y manifestaciones de adhesión, sea resultado de la abnegada voluntad de un monarca extranjero e impuesto, denostado y calumniado por sus súbditos. En 1805 José Bonaparte, hermano mayor de Napoleón, reinaba en España gracias a las bayonetas del todopoderoso Ejército francés y a la ineptitud de la monarquía española. Pepe Botella, como se le conocía popularmente para denigrarle, pese a ser abstemio, era en realidad un gobernante ilustrado que puso toda su voluntad en tratar de ser un buen rey. Las circunstancias bélicas lo impidieron pero fruto de sus esfuerzos quedó, entre otras cosas, la plaza de Oriente.

La mandó construir para despejar de casas decrépitas la zona oriental del palacio, como antes había ordenado hacer otras, enterrar los cadáveres en cementerios en lugar de en iglesias, poner alcantarillado en las calles, etc. A pesar de todo sólo consiguió otro mote: Rey Plazuelas. Paradójicamente, en las inmediaciones de ese lugar comenzaron los disturbios del Dos de Mayo que supusieron el inicio de la Guerra de la independencia.

Hoy la plaza de Oriente es un lugar de paseo a la sombra de los setos del jardincillo (que algunos «sin techo» usan de ídem) y las estatuas de los reyes godos que, originalmente, debían adornar el alero del palacio pero hubo que renunciar a ello por el exceso de peso. La figura ecuestre no corresponde a un godo sino a Felipe IV; el pintor Velázquez la utilizó a menudo para copiar bocetos.

Por último, la construcción de la plaza permitió erigir, al otro lado del palacio, el Teatro Real. Lo inauguró en 1850 la reina Isabel II, mjuy aficionada a la ópera que ella misma practicaba con buena voz, según testimonios de los testigos.

Hay muchos vuelos baratos a Madrid esperando tu reserva. Pocas ciudades satisfarán tu curiosidad turística como ésta.