La Boca de la Verdad

Vuelos a Roma

¿Es posible que una plaza tenga más fama por una tapa de alcantarilla que por una iglesia medieval? En Roma, al menos, sí. La piazza Boca della Veritá, en el Aventino, es visitada por legiones de turistas que si se acercan a la iglesia de Santa María in Cosmedin no es para admirar su baldaquino gótico o el espectacular pavimento de mosaico sino para introducir la mano en la carismática Boca de la Verdad.

Dice la tradición popular que sólo los que no mienten saldrán con su extremidad ilesa: los labios de piedra de este rostro esculpido en la pared del pórtico de la iglesia se cerrarán inmisericordemente sobre los dedos del mentiroso, de ahí que los matrimonios jueguen con sus cónyuges a probar su sinceridad. ¿Se deberán las lágrimas que resbalan del ojo izquierdo del relieve a los resultados de estas cuitas? Coge uno de los numerosos vuelos baratos a Roma y haz la prueba. Casi te aseguramos -sólo casi- que volverás con la mano entera.

Lo cierto es que este lugar a la ribera del Tíber -fue el primer puerto de la ciudad- destila tranquilidad. Santa María de Cosmedin fue fundada en el siglo VIII por una comunidad griega que se estableció en la zona huyendo de los iconoclastas de Bizancio. El templo es pues, bizantino, aunque tenga elementos góticos y un espectacular campanile de siete pisos. Muy cerca están la Fontana dei Tritonini, obra barroca, y los templos del Forum Boarium (Hércules y Portuno), los mejor conservados de la antigua Roma republicana. Otros restos de la Antigüedad son el Ponte Roto y los arcos degli Argentari y Jano. De fechas posteriores son la Casa dei Crescenzi (siglo XI) y las iglesias de San’t Omobono (siglo VI), San Teodoro (s. XV), San Giovanni Decollato (s. XVI)y Santa María della Consolazione (s. XVI).