El Rijksmuseum de Amsterdam

vuelos a Amsterdam

Casi todas las capitales tienen una importante pinacoteca. Si quieres conocer la más grande de los Paises Bajos, recomendamos tomar uno de los vuelos a Amsterdam y llegarse hasta la plaza Museumplein donde se encuentra el Rijksmuseum, con una amplia e importantísima colección de piezas no sólo de pintura sino también de otras artes decorativas, dibujos, grabados, estampas e, incluso, una sección histórica.

Pero lo más destacado del Rijksmuseum, es la pintura. Aunque hay cuadros de Goya y de italianos renacentistas y barrocos es forzoso hacer mención especial a los artistas holandeses del siglo XVII, una centuria que no fue de oro sólo para España.

El financiero Alexander Gorel fundó el museo en el año 1800 bajo el nombre de Galería Nacional de Arte. Por entonces la sede no estaba en Amsterdam sino cerca de La Haya. Luis Bonaparte, puesto en el trono por su hermano Napoleón, lo trasladó a la capital instalándolo en dependencias del Palacio Real, del que sumó más obras. Tras varios traslados y sucesivas ampliaciones de la colección, en 1885 el arquitecto Petrus Cuypers diseñó un edificio exclusivo para el museo en estilo neorrenacentista holandés al que algunos dieron en llamar la Catedral, por su tamaño.

Aún así se concibió para un cuarto de millón de visitantes anuales cuando hoy en día la afluencia es diez veces mayor, razón por la cual actualmente se halla sometido a unas obras de reforma -a cargo de arquitectos españoles- que se prolongarán hasta el año 2012. Estando así las cosas sólo puede exhibirse una pequeña parte de lo habitual, hallándose el resto en exposiciones itinerantes internacionales. Pero es la parte del león la que se puede contemplar, como es lógico. En el ala sur, pabellón Phillips, tendrás la oportunidad de admirar las obras maestras de Lucas Van Leyden (Tríptico del becerro de oro), Frans Hals (El alegre bebedor), Jan Vermeer (La lechera, La carta de amor) y, sobre todo, Rembrandt. El mejor representante de la pintura holandesa el XVII tiene aquí 19 cotizados cuadros, como La novia judía y, sobre todo, La compañía de fusileros del capitán Frans Bannigh Kok, más conocida como La ronda de noche. Este óleo de 1642, que no gustó a sus protagonistas de entonces, ahora no tiene precio y atrae a millones de turistas.

Si tú vas a ser uno de ellos y vas a elegir entre posibles vuelos a Amsterdam, recuerda que ésta es una visita obligada. El Rijksmuseum (o la mitad, de momento) puede recorrerse aproximadamente en dos horas y tiene disponibles audioguías en español.